Ya hay cinco indígenas contagiados de coronavirus en la Amazonía brasileña

En menos de una semana, el número de infectados con el Covid-19 pasó de una persona a cinco entre las tribus de la Amazonía brasileña. Tres de los nuevos contagiados, entre ellos un bebé, pertenecen a la etnia Kokama y son familiares de la primera indígena contagiada en Brasil.

De acuerdo con el último boletín de la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai), esos tres nuevos casos corresponden al municipio de Santo Antônio do Içá, ubicado a unos 200 kilómetros de la frontera con Colombia. Un caso más se registró en Manaos, la capital del estado de Amazonas, pero los detalles de la etnia a la que pertenece o las circunstancias en las que contrajo el COVID-19 aún no han sido especificadas por la entidad.

Además de los indígenas infectados hasta el momento, la entidad monitorea a varios miembros de la tribu Tikuna que tuvieron contacto con un médico que, al parecer, fue el que causó el primer contagio en la mayor selva tropical del mundo.

Los pueblos indígenas de la Amazonía son grupos especialmente vulnerables a la aparición de nuevas enfermedades, y en este sentido, organizaciones de la sociedad civil han pedido al Gobierno medidas especiales para proteger a este colectivo del COVID-19.

El Gobierno de Bolsonaro ha decidido restringir los servicios de salud y seguridad que eventualmente ofrece a los indígenas no contactados de la Amazonía, a fin de mantenerlos alejados del coronavirus.

Los casos en la etnia Kokama

Los tres nuevos indígenas contagiados de la etnia Kokama son familiares de la primera nativa infectada con la COVID-19 en la Amazonía brasileña, una joven de 20 años que se desempeña como Agente Indígena de Salud. Además del hijo de la joven, un bebé de 14 meses, fueron infectados su madre (38) y su primo (37).

Las autoridades sanitarias locales sospechan que la joven nativa se infectó tras registrarse el caso importado de un médico que trabaja en ese municipio y que dio positivo por SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, tras volver de sus vacaciones.

Desde entonces, el médico y todas las personas que estuvieron en contacto con él, entre ellas 12 pacientes indígenas y 15 auxiliares sanitarios, están aislados y bajo vigilancia sanitaria. Tanto la joven paciente como sus otros tres familiares son monitoreados las 24 horas del día pero todos «gozan de buena salud».

Aunque en Santo Antônio do Içá no se han registrado más nativos con la enfermedad, hay dos personas más, no indígenas, infectadas, que tuvieron contacto con el médico en mención.