Xiomara Castro, la feminista que quiere despenalizar el aborto y puede ser la primera presidenta de Honduras

La favorita en las encuestas para las elecciones de este domingo en Honduras es Xiomara Castro, la representante del partido Libre y esposa del expresidente derrocado Manuel Zelaya. Una victoria suya frente al candidato oficialista de derecha Nasry Asfura podría poner fin a doce años continuos de gobierno del conservador Partido Nacional de Honduras que se instaló a partir del golpe de estado del 28 de junio del 2009. 

Castro forjó su liderazgo encabezando las protestas contra el golpe de Estado que derrocó a su esposo, Manuel Zelaya, en 2009 e impulsa un “socialismo democrático”.

Hoy Castro se define como “feminista, antipatriarcal, revolucionaria e incluyente” y plantea promulgar la ley de igualdad de las mujeres, sancionar los derechos sexuales y reproductivos y poner fin al acoso sexual y violencia de género, según su plan de Gobierno. También dijo que se embarcará en la difícil tarea de despenalizar el aborto por tres causales en el país, uno de los más hostiles de la región y del mundo para las mujeres que deciden interrumpir sus embarazos o sufren abortos espontáneos.

En su lema de campaña queda clara su intención de sacar del poder al derechista Partido Nacional (PN), que gobierna el país desde 2010.  “Es pa’fuera que se van”, repite en cada ocasión. 

Su llegada a la escena política

Castro nació en 1959 en una familia de hacendados. A los 16 años se casó con su primo, Manuel Zelaya y ambos se instalaron en la región de Olancho donde tuvieron 5 hijos. Se graduó en licenciatura en administración de empresas en la Universidad y mantuvo siempre un bajo perfil acompañando a su esposo que tenía una alta exposición pública.

Su protagonismo durante más de un año en las manifestaciones callejeras contra el golpe de Estado a partir del 2009 la ubicaron como una referente para importantes sectores sociales. Dos años después, al regreso de Zelaya del exilio, decidió impulsar junto a él una nueva organización política rompiendo definitivamente con el Partido Liberal. Fue así que fundaron Libertad y Refundación (Libre), el partido por el que la ex primera dama se presentó a elecciones generales como candidata a presidenta en 2013 y este año nuevamente.

Sus últimos pasos por las urnas

En su primera contienda electoral, Libre quedó en segundo lugar con el 28% de los sufragios desplazando al tercer puesto al Partido Liberal. De esta forma, fue la protagonista de la ruptura del bipartidismo que gobernó Honduras durante 120 años. En esa oportunidad, ganó el candidato del Partido Nacional, Juan Orlando Hernández.

Este año, Castro ganó cómodamente la interna de su partido y se lanzó a una campaña presidencial que la vio ascender día a día en las encuestas, pero sin poder superar al candidato oficialista. El tercero en las encuestas era Salvador Nasralla en un escenario electoral con 14 partidos compitiendo por la primera magistratura.

A finales de octubre un anuncio inesperado sacudió el tablero electoral. El “señor de la televisión”, declinó a su candidatura presidencial por el Partido Salvador de Honduras y se sumó a la ‘Alianza con el pueblo’. Esta vez, sería él quien asumiría un rol secundario como vicepresidente. “Hoy podemos decir que a la dictadura le estamos poniendo punto final’, sentenció con tono firme Castro, minutos después de que Nasralla dijera sentirse ‘honrado’, ya que ‘por primera vez tendremos en la historia de Honduras a una mujer presidenta’.

Luego del pacto, Xiomara Castro se ubicó primera en dos de las tres encuestas que se divulgaron antes del 28 de octubre.

Su propuesta política

En el acto de presentación de su programa, Castro aseguró que uno de los ejes principales es la construcción de un Estado socialista democrático en el que el “fin supremo de la sociedad y del Estado sea el ser humano”.

  • Hizo énfasis en los problemas actuales que enfrenta al país a causa de “la corrupción”, asegurando que uno de sus objetivos será “derogar las leyes que sostienen a la dictadura”. A su vez anunció que solicitará a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) una Comisión Internacional Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras.
  • Otra de sus prioridades anunciadas es convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para reformar la Constitución de la República, así como, emitir un nuevo Código Penal. “El primer día de mi gobierno convocaré a una consulta popular para que el pueblo organice y elija la Asamblea Nacional Constituyente y que redacte una nueva Constitución”, aseguró.
  • Asimismo, confirmó que se propone derogar la Ley Orgánica de las Zonas Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) aprobada en mayo de este año y que establece zonas del territorio nacional sujetas a un “régimen especial” en las que los inversionistas estarían a cargo de la política fiscal, de seguridad y de resolución de conflictos, entre otras competencias. “Para generar empleo y desarrollo en el país, no necesitamos vender nuestra soberanía. Vamos a generar esa esperanza que el pueblo demanda”, enfatizó.
  • Castro también anunció que dentro de sus planes está vender el avión presidencial, los vehículos de lujos del Estado, así como reducir “los altos y desproporcionados” sueldos de todos los funcionarios públicos y “gastos onerosos”.
  • Entre otros anuncios en su presentación programática dijo que “creará la Secretaría de Planificación Económica y Desarrollo Social para que el Estado organice sus recursos a favor del desarrollo humano, abandonado la aplicación del modelo neoliberal”, señaló.
  • En cuanto a las relaciones internacionales señaló que establecerá “de inmediato relaciones diplomáticas y comerciales con China Continental”.