Xiomara Castro frenó el desalojo de una comunidad indígena

La presidente de Honduras, Xiomara Castro, frenó un desalojo que involucraba a un centenar de familias indígenas lenca y que iban a ser sacadas a la fuerza por un gran operativo policial. El despliegue de efectivos había comenzado bien temprano en la mañana, frente a un portón de madera en “Tierras del Padre”, un terreno ubicado 10 km al sur de Tegucigalpa, con una orden de desalojo. Según la sentencia, la comunidad ocupa un terreno que le pertenece a un privado.

“Por favor Xiomara, yo con los ojos cerrados le di el voto, usted es madre, no nos quiten las tierras por favor”, gritó entre lágrimas Ingris Vivas, habitante del lugar, quien llevaba a dos niños en brazos.

La propiedad de cerca de 200 hectáreas es reclamada por un empresario que, según informó a medios locales, pretende construir 10.000 viviendas con una empresa inmobiliaria. Pero representantes del movimiento alegan que tienen una escritura registrada en el archivo nacional sobre la propiedad de ese terreno, que data de 1739.

En medio de la confusión llegó hasta el lugar la ministra de Derechos Humanos, Natalie Roque, y el asesor presidencial Pedro Amador enviados por la presidenta, quien asumió el poder el 27 de enero.

“Esto no lo vamos a tolerar, ninguna agresión o golpe contra una mujer embarazada o contra un ciudadano o contra un niño, no lo vamos a tolerar”, aseguró Amador frente a una mujer embarazada, en un video que circuló por redes sociales.

“Estamos aquí porque a esta comunidad le asiste el derecho a la defensa y a la protección”, afirmó Roque y agregó que no se trataba de una injerencia, sino que se habían presentado en el lugar por “el compromiso del gobierno de defender los derechos de las poblaciones más vulnerables”.

Danilo Cerrato, vocero de la comunidad, dijo que hubo conversaciones de alto nivel para posponer el desalojo, y que se iba a dialogar para lograr un juicio justo. 

El grupo étnico lenca habita Mesoamérica desde épocas precolombinas. Según la Confederación de Pueblos Autóctonos de Honduras (Conpah), en el país viven unos 600.000 lencas.