Volvieron los piquetes exprés contra el gobierno de Ortega

Las protestas callejeras que duran como mucho dos minutos, también denominadas piquetes exprés, volvieron a las calles de Nicaragua después de varios meses. Dos minutos es el tiempo máximo de reclamo para evitar la detención. En los últimos días se registraron al menos tres de estas protestas; dos en el norte del país y una en Managua. 

Una de las manifestaciones incluyó la quema de neumáticos en el medio de la calle y en otra, los piqueteros pintaron consignas en las paredes exteriores de un estadio.

Los piquetes exprés consisten en demostraciones de no más de dos minutos -en las que generalmente se alza la bandera nacional o se canta el Himno-, para evitar el arresto de los manifestantes, y la difusión de videos de esos actos a través de redes sociales.

“Desde un rincón del norte de Nicaragua seguimos en resistencia cívica; el pueblo no se calla hasta que el dictador y asesino se vaya”, dijo en Twitter uno de los grupos que protestaron ayer.

En el estadio de Nueva Segovia, cerca de la frontera con Honduras, los manifestantes dejaron consignas tales como “Ortega y Somoza son la misma cosa”, “No más dictadura”, “Libertad para los presos políticos” y “No tengamos miedo”.

Los piquetes se efectuaron después de que dos opositores que habían sido excarcelados fueran capturados en el centro del país y uno de ellos apareciera en una fotografía semidesnudo y con sangre chorreando por su cuello mientras era zamarreado por un policía.

Este tipo de protestas nacieron durante las manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega iniciadas en abril de 2018, que dejaron más de 300, miles de heridos y cientos de exiliados.