Volvieron la redadas contra los migrantes

El gobierno de Chile comenzó a realizar redadas contra los inmigrantes ilegales, con el objetivo de “comprobar la situación legal de extranjeros”. El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, encabezó el operativo en la capital, donde varias decenas de agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) pidieron documentos a personas en la céntrica Plaza de Armas. Además de Santiago de Chile, el operativo se realizó en tres ciudades del norte del país.

Ubilla explicó que con estos procedimientos, que se efectuaron hoy también en Antofagasta, Arica e Iquique, se busca registrar la situación de unos 85.000 inmigrantes hasta fin de año.

Aquellas personas que no podían demostrar que estaban en regla eran detenidos y subidos a micros de la PDI para comprobar su situación. “Si demuestra en la unidad policial que tiene los papeles al día no hay problema; si no, se genera una denuncia”, indicó Ubilla.

En mayo pasado, el gobierno chileno puso en marcha esta clase de operativos, con los que ya consiguió perseguir a unos 65.000 inmigrantes.

Según Ubilla, solo 8% de los extranjeros registrados tenía alguna situación irregular. “La gran mayoría de ellos son personas que se les vencieron sus visas o no renovaron de acuerdo a lo que la ley establece”, señaló.

En lo que va de 2019, Chile expulsó a 1.520 extranjeros, por encima de los 1.378 deportados en 2018.

Ubilla aseguró que en la mayoría de los casos de 2018 se trató de personas que tenían órdenes judiciales en su contra tanto en Chile como en sus países de origen, mientras este año la mayoría fue por infracciones administrativas, “principalmente por haber ingresado por pasos no habilitados”.

A fines de 2018 Chile tenía registrados 1.251.225 inmigrantes, de los cuales 288.000 eran venezolanos, 223.923 peruanos y 179.338 haitianos, según datos oficiales.