Vistieron de chola a la estatua de Isabel la Católica y Colón apareció pintado de rojo por el día de la conquista en Bolivia

Activistas bolivianas del colectivo Mujeres Creando vistieron el lunes de chola (mujer andina) a la estatua de la reina Isabel la Católica en la plaza que lleva su nombre en La Paz, en el marco del aniversario del Día de la Descolonización y en conmemoración del Día de la Mujer, celebrado el domingo. Intervenciones similares se hicieron en la estatua de Colón. En toda América Latina se recordó la conquista en un día marcado por la lucha por el reconocimiento indígena.

Las organizaciones también adornaron la estatua de la reina de Castilla -que financió la expedición de Colón en 1492- con un sombrero típico boliviano y un colorido “aguayo”, manta de lana tradicional con la que las mujeres andinas cargan a sus bebés en la espalda.

Cubrieron además con pintura roja buena parte de la base de la escultura de la reina de Castilla. Allí colocaron un cartel en letras blancas que decía “Plaza Chola Globalizada” para protestar contra los “estándares de belleza europeos” impuestos a las mujeres latinoamericanas.

Entre los carteles que ubicaron sobre y alrededor de la estatua, se destacaron consignas como “ni Jeanine (Áñez, presidenta de facto) por ser mujer, ni Isabel con su poder, representan para las mujeres libertad y placer”, “luchar no significa morir mañana”, “amar no es ser esclavas por la eternidad, jubilación para las amas de casa ¡ya!”, entre otras.

En ese sentido, Diana y Katy, dos activistas que no quisieron revelar su apellido, expresaron que la intervención es un modo de “reconocer que la colonización fue un genocidio, que no había que descubrir América, que América ya tenía sociedades conformadas” y que “cada mujer es libre”.

“Nos dicen birlochas, indias, cholas, putas. Ahora estaba pasando un señor (por la plaza) que nos decía ‘ratas de la sociedad’. Pues estas ratas estamos luchando por un futuro mejor”, agregó Katy, de 18 años.

“Nuestro ícono como mujer es la mujer de pollera. Cada una de nosotras viene de raíces de una abuela de pollera, muchos niegan esas raíces, pero todas venimos al final de una mujer de pollera”, afirmó Katy.

Con esta intervención artística, uno de los objetivos del colectivo fue transmitir que “en las urnas no caben los deseos de las mujeres bolivianas, porque los problemas de racismo, clasismo y violencia no van a cambiar por los ofrecimientos de los políticos ni después de las elecciones”, señalaron.

Colón también amaneció rojo sangre

La estatua de Cristóbal Colón en la ciudad boliviana de La Paz apareció también con pintadas rojas y una chacana o cruz andina, un símbolo de culturas originarias de los Andes anterior a la llegada de Cristóbal Colón a América el 12 de octubre de 1492. El nombre de Colón apareció además tachado en el monumento de mármol. 

Esta no es la primera vez que se realizan intervenciones en la estatua. El 15 de noviembre de 2018, en la jornada por la descolonización,  también apareció con pintura y con carteles que calificaban a Colón de genocida. 

“Nos mataron”, “Fue invasión”, “Fuera Colón” y “Saquen a Colón” se leía entonces en algunos de los carteles pegados a la parte delantera del monumento de mármol blanco, sobre el que esta figura histórica aparece con un mapa junto a un timón.

El monumento, inaugurado en 1926 y obra del escultor italiano Giuseppe Graciosa, lleva en el frente una leyenda en latín y otra en italiano en la parte trasera, ya que fue un obsequio de la comunidad italiana en La Paz.

En el resto de América Latina también se conmemoró la Conquista

Los indígenas de diferentes puntos de Sudamérica protestaron en el día que se conmemora la llegada de los españoles a América en 1492. En Chile y Colombia, puntualmente, exigieron el lunes la reivindicación de su derecho ancestral sobre la tierra y el fin de la violencia.

(Martin BERNETTI / AFP)

En Santiago, cientos de personas se unieron a la resistencia del pueblo Mapuche, en una manifestación que derivó en enfrentamientos con la policía y dejó 14 personas detenidas.

Con ropas e instrumentos musicales tradicionales decenas de representantes indígenas marcharon hacia Plaza Italia, epicentro de las protestas.

“El 12 de octubre es una fecha nefasta para los pueblos, para las primeras naciones de América, puesto que comienza el genocidio, la explotación, el despojo, la esclavitud”, dijo a radio Cooperativa Jorge Huenchullán, werkén (portavoz) de la Comunidad Mapuche Autónoma de Temucuicui, ubicada en la región de La Araucanía (sur).

Los mapuches, la mayor etnia chilena, mantiene un conflicto con el Estado por la demanda de tierras en el sur del país que consideran propias por derecho ancestral y que las autoridades entregaron a privados, principalmente empresas madereras.

(Luis ROBAYO / AFP)

Igual que los pueblos originarios chilenos, en Colombia los indígenas también libran una batalla histórica por la tierra. 

Vestidos de verde y rojo, así como con tapabocas y bastones de mando, miles de indígenas colombianos se desplazaron en micros y a pie desde diferentes regiones hasta el municipio de Cali, en el Valle del Cauca, para exigir que terminen las masacres en sus territorios, donde hay grandes extensiones de plantaciones de coca. 

“El principal objetivo por el cual nosotros marchamos hoy es la sistematicidad de masacres que se están presentando en nuestros territorios sin importarle al gobierno lo que nos sucede”, dijo a la AFP Franky Reinosa, guardia indígena del Consejo Regional Indígena de Caldas (oeste).

Según la Organización Nacional Indígena de Colombia, al menos 167 indígenas fueron asesinados desde agosto de 2018.

Los manifestantes se reunieron con una delegación encabezada por el ministerio del Interior, sin llegar a un consenso.