La coalición neoliberal se materializa

Argentina y México
Marina P. Damil

La primera visita del presidente Enrique Peña Nieto a su par argentino supone el fortalecimiento de los vínculos entre ambos países y su inserción del país como miembro de la conservadora Alianza del Pacífico. Las consecuencias del acercamiento al norte incluyen flexibilización laboral y disciplinamiento social. Las violaciones a los Derechos Humanos de EPN.

Marina Pérez Damil- Resumen Latinoamericano 

Después de años de un enfriamiento de las relaciones diplomáticas entre los dos países, el primer mandatario mexicano por primera vez pisará nuestro suelo para encontrarse con su par argentino. Esta visita puede leerse como un signo político contundente que indica la futura integración de la Argentina en la Alianza del Pacífico -integrada por Perú, Colombia, Chile y México- más allá de su papel que ocupa actualmente como “observador”, y el declive total de la posibilidad de iniciativa de la Argentina de consolidar alianzas progresistas en la región.

El reinicio de las relaciones entre estos dos países tiene como condicion sine qua non la apertura de Argentina hacia las importaciones extranjeras, los cambios en las trabas burocráticas aduaneras que habían imperado hasta en la década pasada para proteger la industria nacional, y la reemergencia de un Estado contratista, que busca que nuevas multinacionales extranjeras se instalen en el país. Estos cambios hacen que la Argentina vuelva a parecer un país “fiable” ante los ojos del país del norte, puntero en la región en cuanto al entramado de negocios con Estados Unidos, y limitado por éste en cuanto a su capacidad de intercambio comercial.

Si bien para México consolidar el intercambio comercial con Argentina, (el cual favorece a el país caribeño) constituye una oportunidad debido al impacto económico regresivo que puede llegar a tener el recambio presidencial en EEUU, para la Argentina éste intercambio supondrá el fortalecimiento de la asimetría existente y la aceptación de una integración a una alianza geopolítica que desde hace años es sinónimo de narcotráfico, pobreza, concentración económica y el militarismo en contra de la población.

” Basta con observar cómo se ha deteriorado el nivel de vida de los mexicanos durante los últimos años para poder comparar como son las relaciones dentro de la Alianza del Pacífico. Mientras que la Argentina durante la década anterior, -alineada a la UNASUR y la CELAC- resaltó entre los diferentes países en relación al mejoramiento ” 

Tan solo basta con observar cómo se ha deteriorado el nivel de vida de los mexicanos durante los últimos años para poder comparar como son las relaciones dentro de la Alianza del Pacífico. Mientras que la Argentina durante la década anterior, -alineada a la UNASUR y la CELAC- resaltó entre los diferentes países en relación al mejoramiento del poder adquisitivo de los trabajadores, los salarios en México no hicieron más que depreciarse hasta alcanzar el peor puesto de latinoamérica según la OCDE, a pesar de las promesas de pobreza cero, de inversiones, y reformas por parte del candidato del PRI.

Al igual que como sucede en México, si Argentina afianza sus relaciones con Estados Unidos y los países que obtienen su beneplácito integrados en alianzas como el NAFTA o la Alianza del Pacífico, ésta última corre el riesgo no solo de ser parte de los países que funcionan como granero del mundo, sino también de adoptar nuevas formas de flexibilización laboral, y disciplinamiento de la sociedad a través de productos culturales, censura y criminalización de la protesta . Ya es bien conocido como funciona la supuesta “guerra contra el narcotráfico” en los países del norte, en donde la DAIA y los marines yankees ya colocaron sus banderas.

El caso público de la matanza de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en México es tan sólo una muestra de el genocidio que está atravesando ese país, en el cual no sólo en narcotráfico, sino también el tráfico de personas y de órganos demuestran de que no existe ningún tipo de protección por parte del Estado hacia la vida de sus habitantes. El recibimiento de Peña Nieto por parte de nuestro actual presidente significa un apoyo a ese modelo político, que ya se cobró más de 65 mil muertos.

” El caso público de la matanza de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en México es tan sólo una muestra de el genocidio que está atravesando ese país, en el cual no sólo en narcotráfico, sino también el tráfico de personas y de órganos demuestran de que no existe ningún tipo de protección por parte del Estado hacia la vida de sus habitantes “

En los últimos meses la unidad en las calles de la fuerza de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) con la población civil, organizaciones políticas, y de trabajadores, demostraron que es posible desafiar al poder de turno, y a un conglomerado de medios de comunicación que están de acuerdo con que la mejor forma de mejorar la educación es echando docentes. Esto último demuestra que la organización sindical es fundamental a la hora de determinar el destino del país, y que solamente mediante la organización de los de abajo es posible resistir a una bateria de reformas liberales que afectan de manera total a la población.

Según el informe de Oxfam ‘Desigualdad extrema de México’ elaborado en el año 2015, mientras la riqueza de los 4 millonarios más ricos del país azteca representan ya el 9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), cada vez más mexicanos se ven inmersos en los niveles de pobreza y de pobreza extrema, llegando a alcanzar el 50% de la población. Esto explica en gran medida los niveles de violencia que se viven, ya que la precarización laboral y la falta de puestos de trabajo convierten al narcotráfico en una salida económica viable para jóvenes y adultos.

Las reformas o “cambios” liberales que se propagandizan en toda la región anuncian la erosión de un ciclo progresista, que al menos se valía de cierto consenso para asegurar la gobernabilidad. Con la declinación de gobiernos como el de Cristina Fernandez de Kirchner, el golpe político a Dilma Rousseff, los constantes ataques a el gobierno de Nicolás Maduro, y el giro hacia la derecha de Perú, se observa el avance de alternativas conservadoras cuyo horizonte político es México. En Argentina los cambios nos encuentran desorganizados y a la defensiva. Es necesario recuperar las experiencias de resistencia mexicana que se están dando actualmente para poder desalojar del poder a los Peña Ñieto, los Macri, los Capriles, y los Temer, y no dar ni un paso atrás en las conquistas conseguidas gracias a años de luchas emancipatorias en todo el continente.

Redacción- Amnistía Internacional 

En ocasión de la visita del Presidente de México a Buenos Aires, Enrique Peña Nieto, Amnistía Internacional (AI) le envió una carta al Gobierno de Argentina a través de la cual compartió las principales preocupaciones de la organización a la espera de que los mandatarios den prioridad a los derechos humanos en sus conversaciones.

México

Estos son algunos de los temas que destacó en su carta Amnistía Internacional:

Tortura

La tortura y otras formas de maltrato son generalizadas en México, especialmente en el contexto de la llamada “guerra contra el narcotráfico”. Los torturadores pertenecen a una amplia gama de fuerzas policiales y militares. La organización internacional publicó un informe que contribuye a resaltar un fenómeno que frecuentemente se ignora o subestima: el impacto de la tortura en las mujeres. Independientemente del género de la víctima, los perpetradores de tortura casi nunca son procesados.


Desapariciones

De acuerdo con datos oficiales actuales, al menos 28.000 personas se encuentran desaparecidas en México. La mayoría habría desaparecido durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto. Muchas de estas desapariciones fueron llevadas a cabo por grupos criminales, aunque no puede excluirse la participación de funcionarios públicos. El Estado mexicano aún tiene la tarea pendiente de llevar a los delincuentes ante la Justicia.

Migrantes y refugiados

El flujo de personas que van a México desde Centroamérica es imparable, incluyendo un gran número de personas que huyen de sus países de origen a causa de la violencia. Esto las podría convertir en personas sujetas de protección internacional. La respuesta del Estado es desplegar a miles de oficiales federales, incluyendo policías y fuerzas armadas, en operaciones policíacas conjuntas para detener a migrantes.

En 2015, 190.366 migrantes irregulares fueron aprehendidos y detenidos por el Instituto Nacional de Migración de México, en comparación con los 127.149 detenidos en 2014. Sin embargo, esto no se reflejó en un incremento equiparable en el número de solicitudes de asilo otorgadas, las cuales se mantienen en el rango de unos cuantos cientos por año. El número de migrantes centroamericanos deportados por México ahora sobrepasa el número de deportados por Estados Unidos.

“Las gravísimas violaciones a los derechos humanos, las desapariciones, las torturas y el amedrentamiento que sufren los defensores de derechos humanos en México merecen un tratamiento prioritario. La vida de millones de personas está en riesgo cada día. Amnistía Internacional considera que la visita de Peña Nieto a la Argentina es una buena oportunidad para tratar estos temas que son urgentes”, indicó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

Puntualmente, la organización recomendó:

Enviar un claro mensaje a todos los funcionarios y legisladores de que la promulgación de las leyes generales sobre tortura y desapariciones son las máximas prioridades legislativas en el país.

Reforzar el Mecanismo de Seguimiento de Casos de Tortura Sexual cometida contra las Mujeres, asignándole los recursos necesarios y garantizando que las instituciones pertinentes colaboren con él.

Realizar investigaciones exhaustivas e imparciales sobre toda denuncia de desaparición de personas, incluyendo el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, haciendo públicos los resultados y llevando a los responsables ante la justicia.

Llevar a cabo investigaciones exhaustivas e independientes sobre todos los casos de violaciones de derechos humanos a migrantes y personas sujetas de protección internacional, llevando a aquellos responsables ante la justicia.

Asegurar que todas las personas que requieran protección internacional tengan el derecho a solicitar y recibir asilo en México.

Leer el artículo de Resumen Latinoamericano aquí 

Leer el artículo de Amnistía Internacional aquí