Violento operativo policial en una favela de Río de Janeiro: al menos 18 muertos

Al menos 18 personas murieron durante un violento operativo policial desplegado en la favela Complexo do Alemao de la ciudad de Río de Janeiro, presuntamente contra bandas del crimen organizado, aunque la Defensoría Pública elevó a 20 la cifra de fallecidos.

La policía justificó las muertes diciendo que 16 de las víctimas fatales eran “sospechosos” de pertenecer a organizaciones criminales. También dijeron que murió una mujer que vivía en la zona y un efectivo, según un primer informe de un vocero de la fuerza.

A las primeras versiones de cinco muertos se contrapusieron después informes de la Policía Civil y la Policía Militar, que oficializaron 18 muertos pero aclararon que se trataba de un dato parcial, porque se estaba trabajando en el lugar.

La Defensoría Pública dijo después, en base a datos de unidades de salud de la zona, que había 15 cuerpos en la Unidad de Atención de Emergencia de Alemao y otros 5 en el hospital “Getulio Vargas”.

La Policía identificó al efectivo muerto como el cabo Bruno de Paulo Costa, de 38 años, casado y con dos hijos, según reportó el diario Folha de San Pablo.

Versiones de varios medios, además, dan cuenta de la muerte de una mujer que estaba con su novio en un auto que se detuvo al lado de un móvil de la Policía y recibió un balazo.

Cientos de efectivos, aviones y vehículos blindados

De la operación participaron cerca de 400 uniformados que ingresaron temprano al Complexo do Alemao, un conglomerado de favelas en el norte de Río. Según el comunicado de las autoridades, los equipos de las Policía Militar y Civil “fueron atacados a balazos en diferentes puntos del Complexo”.

El operativo, para el que se usaron cuatro aviones y diez vehículos blindados, pretendía la detención de una banda dedicada al robo de automóviles y vehículos de carga y al asalto de bancos.

Durante la acción, las autoridades incautaron una ametralladora de alto calibre, cuatro fusiles y dos pistolas.

Este es el segundo operativo en menos de diez días en la zona, después de que el pasado 12 de julio otra acción de los uniformados dejó un saldo de seis muertos.

Los enfrentamientos entre la Policía y grupos criminales que disputan el control del tráfico de drogas son frecuentes en las áreas más empobrecidas de Río de Janeiro, castigadas por la violencia. Este tipo de accionar policial es fuertemente cuestionado por organizaciones defensoras de los derechos humanos por sus niveles de violencia.