Violenta represión en Perú en el día de los pueblos originarios: tres indígenas murieron

Tres pobladores indígenas murieron y otros once resultaron heridos luego de que la policía peruana reprimiera ferozmente una protesta convocada frente a una petrolera canadiense, ubicada en la Amozonía, por sus niveles de contaminación y el mal manejo de la pandemia. 

La Organización de Pueblos Indígenas del Oriente (Orpio) informó que los fallecidos, integrantes de la comunidad Kukamas de la Amazonía de Loreto, murieron por heridas de bala. La fiscalía local y el Ministerio del Interior señalaron que aún investigan si se trató de disparos de bala, perdigones o bombas lacrimógenas. 

“Lamentablemente no son dos los pobladores fallecidos, nos acaban de comunicar que son tres”, confirmó el ministro del Interior, Jorge Montoya, a la radio RPP.  Mientras que cuatro de los indígenas heridos se encuentran “con pronóstico reservado”, según las autoridades peruanas. 

El episodio violento se produjo cerca de la medianoche del sábado, cuando unos 70 pobladores intentaron tomar el campamento de la empresa canadiense PetroTal, en la localidad de Bretaña, en la región Loreto, en el noreste de Perú.

Los indígenas exigían que la empresa frene sus trabajos en un pozo petrolero conocido como Lote 95, alegando que contamina la zona a raíz de varios derrames pasados. 

Desde Orpio confirmaron que fueron los policías quienes “iniciaron” el enfrentamiento. “La policía, entre la turba, empezó a tirar ráfagas e incluso los mismos policías se han disparado entre ellos, por la oscuridad”, dijo la organización en un comunicado. 

“Los hermanos indígenas no tenían armas de fuego. Solo llevaron sus flechas como herramienta de defensa ancestral, de uso tradicional y cultural, ellos quisieron entrar a tomar la estación”, añadió la Orpio. 

La protesta tenía como objetivo expresar el rechazo hacia “la empresa petrolera y el Estado ante el abandono y muerte de sus familiares por falta de tratamiento, medicinas por culpa de la COVID-19”, agregó. 

La pandemia del nuevo coronavirus que golpea a Perú desde marzo fue especialmente severa en la Amazonía, donde viven decenas de etnias indígenas en situación de pobreza. Las autoridades estiman que siete de cada 10 habitantes de Iquitos, principal ciudad de la Amazonía de Perú, contrajeron covid-19.

Iquitos estuvo en el ojo de la pandemia en mayo, cuando sus hospitales se vieron desbordados por falta de oxígeno medicinal y las morgues no daban abasto. 

Loreto, donde nace el río Amazonas y fronteriza con Brasil, Colombia y Ecuador, es la región más extensa y menos poblada de Perú, pero una de las más afectadas por el coronavirus.

Con 33 millones de habitantes, Perú registra más de 470.000 contagios y supera los 20.000 muertos por covid-19, tercera mayor cifra en la región después de Brasil y México.