Violencia política en Brasil: un policía bolsonarista mató a tiros a un dirigente del PT

Un policía brasileño irrumpió en una fiesta de cumpleaños gritando consignas a favor del presidente Jair Bolsonaro y mató a tiros a un dirigente del partido del expresidente y candidato presidencial Luiz Inácio Lula da Silva.

El hecho ocurrió durante una fiesta en un club de Foz de Iguazú, estado de Paraná, en la frontera con la provincia argentina de Misiones y según la policía el ataque del bolsonarista tuvo motivaciones políticas.

El candidato presidencial y expresidente Lula atribuyó al ultraderechista Bolsonaro “el clima de odio en el país” reflejado en este crimen.

Cómo fue el crimen

Marcelo Arruda celebraba su cumpleaños 50 vestido con una camiseta con la imagen de Lula en un club decorado con imágenes del expresidente cuando un policía penitenciario federal, Jorge Guaranho, interrumpió la fiesta con su esposa con un bebé en brazos al grito de “Bolsonaro presidente, hijos de puta”, según relataron testigos a la prensa local.

El policía bolsonarista se retiró después de este primera irrupción y regresó solo 20 minutos después armado y comenzó a disparar. Tras esta nueva irrupción Arruda, que es guardia de la municipalidad de Foz de Iguazú, tesorero local del Partido de los Trabajadores y había sido candidato a vicealcalde en las elecciones municipales de 2020, respondió con su arma reglamentaria.

Arruda recibió tres tiros y el policía bolsonarista cinco, según informó la Secretaría de Seguridad Pública

Discurso de odio y armas de fuego

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, vinculó el homicidio al “discurso de odio y a la población peligrosamente armada” por el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

“Embalados por un discurso de odio y peligrosamente armados por la política actual del presidente de la República, que estimula el enfrenamiento, el conflicto, el ataque a adversarios, cualquier persona adherida a este proyecto de muerte y destrucción viene transformándose en agresora o asesina”, dijo Hoffmann al lamentar el fallecimiento del dirigente de Foz do Iguazú, estado de Paraná.

El homicidio ocurrió dos días después de que el jueves un hombre fuera detenido en Río de Janeiro luego de lanzar un explosivo casero contra la multitud que esperaba a Lula en un acto.

El episodio hizo que Lula usara un chaleco antibalas por primera vez en actos abiertos.