Videojuegos inspirados en mitos y leyendas peruanas ganan competencia latinoamericana

Chamanes, búhos gigantes, ayahuasca y laberintos prehispánicos integran videojuegos creados por jóvenes peruanos que fueron premiados por su ingenio y creatividad en la competencia ‘Game Jam’ que se realizó en México. 

“El Urcututo” y el “Lanzón Monolítico” fueron los videojuegos peruanos inspirados en mitos amazónicos y leyendas andinas, que resultaron premiados en el concurso en donde participaron 30 proyectos de todo Latinoamérica los pasados 17 y 18 de abril, y que fue organizado por la Universidad Tecnológica de Monterrey, en México.

Alejandro Maticorena, diseñador de “Urcututo”, y Brando Canchanya, co-creador de “Lanzón Monolítico”, tuvieron sólo 24 horas para lograr esta hazaña. Para Maticorena, utilizar estas historias ocultas del Perú los ayudó a diferenciarse en el concurso.

“Nosotros tomamos como referencia la historia del ‘Urcututo’ y le añadimos un lado espiritual, ya que el búho puede viajar por este plano y llevar diferentes elementos a los chamanes dentro del juego”, sostuvo el autor, quien destaca la facilidad de los relatos mágicos de la selva para hacer un videojuego de aventura.

Mientras tanto para Canchanya, este concurso confirmó el gran potencial que tiene la cultura peruana para los videojuegos. “El bagaje que tenemos es tan amplio, que es una mina de oro para explotar”, expresó Canchanya.

Este diseñador peruano utilizó la documentación que se tiene sobre los Chavín, una cultura prehispánica que se desarrolló 400 años antes de Cristo, para recrear “el viaje” que tiene un chamán al momento de su iniciación y plasmarlo en un laberinto con diferentes niveles y retos.

El concurso Game Jam Monterrey no solo logró consolidar la creatividad peruana en el ‘gaming’, sino también abrir una oportunidad para jóvenes talentos que buscaban el espacio para desarrollar estas capacidades en tiempo record.

Tanto el equipo del ‘Lanzón Monolítico’, compuesto por Esteban Abanto, César Reyna, Brando Canchanya, Nyall Martel y Feco Ramírez; como el equipo desarrollador de ‘Urcututo’ conformado por Alejandro Maticorena, María Fernanda Flores, José Alcas, Rafael Cóndor y Alfonso Saravia; todos ellos son jóvenes egresados de la escuela de educación superior Toulouse Lautrec.

Para Renzo Guido, coordinador de la carrera de Diseño de Videojuegos y Entretenimiento Digital de Toulouse Lautrec, estos concursos “agilizan la mente” y “exige una coordinación más eficiente” en los futuros profesionales de videojuegos, que tienen que ponerse a prueba para trabajar en equipo y conocerse en poco tiempo.

La industria de los videojuegos sin duda es todavía un territorio inexplorado para Perú, que intenta ganar un espacio gracias a que jóvenes profesionales logran comprobar su potencial y el potencial que guarda la cultura peruana para inspirar nuevos y originales videojuegos.