La Policía brasileña negó haber encontrado los cuerpos de Phillips y Pereira pero no descartó el peor final

El Comité de Gestión de Crisis para la búsqueda del periodista británico Dom Phillips y el experto en temas indígenas de Brasil Bruno Pereira Araújo -desaparecidos hace nueve días en el Amazonas- descartó las últimas versiones que trascendieron en los medios. Las autoridades desmintieron el hallazgo de los cuerpos aunque reconocieron que se están analizando material biológico y pertenencias personales.

Quién había confirmado la peor noticia en los medios había sido el propio presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien dijo que encontraron “flotando en un río vísceras humanas”. Más tarde trascendió que tanto la esposa de Phillips como el diario británico The Guardian, para el que el periodista escribía, ya habían sido notificados del trágico desenlace. 

Pero en las últimas horas, esta información fue desmentida. “No proceden las informaciones que están siendo divulgadas sobre haber sido encontrados los cuerpos del señor Bruno Pereira y del señor Dom Phillips”, comunicó el Comité, coordinado por la Policía Federal (PF) y del que forman parte el Ejército, la Marina y la Secretaría de Seguridad Pública regional.

El Comité confirmó que hasta el momento fueron encontrados materiales biológicos que están siendo analizados, así como las pertenencias personales de los desaparecidos, entre ellos una computadora -que sería de Phillips- y otros objetos personales de ambos en la zona donde se adelantan las búsquedas.

Qué se sabe hasta ahora

La pista de los dos profesionales se perdió el 5 de junio cuando se desplazaban desde la comunidad de Sao Rafael, lugar en el que fueron vistos por última vez, hasta el municipio de Atalaia do Norte, en el estado de Amazonas, adonde deberían haber llegado esa misma mañana.

Ambos realizaban una investigación sobre las amenazas de los nativos en el Valle do Javari, la segunda reserva indígena más grande de Brasil y un escenario de conflictos donde predomina el narcotráfico, el robo de madera, la minería ilegal y la pesca y caza furtivas.

Hasta el momento, solo fue detenida una persona por su posible relación con la desaparición. Se trata del pescador Amarildo da Costa de Oliveira, más conocido como “Pelado”, de 41 años, quien fue arrestado el viernes luego de que las autoridades encontraran restos de sangre en una de sus embarcaciones. Testigos vieron al hombre pasar con su lancha atrás del barco en el que se transportaban el periodista y el indigenista.

Presión internacional 

Tras una semana de búsquedas y pocos resultados, organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales como la Oficina de Derechos Humanos de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA levantaron la voz para instar al Gobierno de Bolsonaro a “redoblar” sus esfuerzos para encontrarlos.

A la presión internacional se sumó este lunes la famosa banda de rock irlandesa U2, liderada por el cantante y activista Bono Vox, que publicó en su perfil de Twitter “Estamos esperando saber qué les pasó a estos hombres valientes”.