Venezuela afronta la crisis con respaldo regional

Hace un mes se desató una embestida violenta opositora en las calles venezolanas, en las que han muerto al menos 25 chavistas y antichavistas. Estados Unidos insiste, pese al rechazo que hubo en la OEA a una mediación externa, en advertir con una intervención, mediante sanciones económicas. Nicolás Maduro, en tanto, promete firmeza mientras el intento de golpe de Estado se encuentre activo. Cuenta con el apoyo regional.

Venezuela afronta la crisis con respaldo regional

Página 12 (Argentina)

“Mientras esté el golpe de Estado activado, mientras estén las guarimbas (barricadas) fascistas quemando parte de los territorios gobernados por la oposición, mientras la MUD no se siente, no entran a Caracas y me llaman como me quieran llamar, no me importa”, advirtió. El presidente venezolano reiteró sus llamados a la oposición a participar en la Conferencia de Paz que lanzó para tratar de superar la crisis que vive el país por las protestas, iniciativa que sus adversarios rechazaron por considerar que no es verdadera y que no se desarrolla en condiciones de igualdad.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, aseguró que su país se reserva la opción de imponer sanciones a Venezuela. “Estamos preparados, si es necesario, para invocar la Carta Democrática Interamericana en la OEA (Organización de Estados Americanos) e implicarnos de varias formas con sanciones, pero la economía allí ya es bastante frágil”, dijo Kerry en una audiencia en el Comité de Gastos de la Cámara de Representantes.

“No apoyaremos ningún movimiento que quiera derrocar a un gobierno electo democráticamente”, afirmó Bachelet.

“Por eso nuestra esperanza está en que los esfuerzos de los países vecinos, que están profundamente preocupados, tengan la capacidad de alentar el diálogo necesario para avanzar, sin que Estados Unidos tenga que recurrir a sanciones u otras medidas”, agregó.

Por su parte, el canciller venezolano, Elías Jaua, sostuvo ayer que los países de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) ofrecieron su apoyo para garantizar la paz en su país. “En América latina, y especialmente en la región sudamericana, ya no hay espacio para los golpes violentos”, afirmó el jefe diplomático, en declaraciones a Telesur desde Santiago, Chile. Sus afirmaciones coinciden con lo que expresó ayer la presidenta chilena, Michelle Bachelet, de vuelta al poder. “No apoyaremos ningún movimiento que quiera derrocar a un gobierno electo democráticamente”, subrayó la mandataria.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva abogó por el diálogo en Venezuela, en una carta que le envió a Nicolás Maduro el 5 de marzo, al cumplirse un año de la muerte del ex presidente Hugo Chávez, y que fue difundida anteayer por el propio Maduro. En la misiva, Lula recuerda que siempre estuvo unido al fallecido mandatario en “las batallas por una América latina más justa y soberana” y llama a Maduro a mantener vivo ese legado. El brasileño, que mantuvo una estrecha relación con Chávez, remarca que desde la llegada del líder bolivariano al poder, en 1999, el chavismo hizo frente a crisis y dificultades que fueron superadas a través de la participación popular y del respeto a la Constitución. “No tengo dudas, compañero Maduro, de que ese cuerpo de ideas y experiencias constituye una guía de conducta de su gobierno y del pueblo venezolano en este delicado momento de su historia.”

Angel Guerra Cabrera – La Jornada (México)

El fallido intento de derribar por la fuerza al gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha evidenciado su enorme aislamiento internacional salvo por el apoyo de Estados Unidos y Canadá. Como se puso de manifiesto hace unos días en la reunión de la OEA, únicamente el gobierno gansteril de Panamá se sumó a las dos potencias norteñas en contra de la declaración de solidaridad con Venezuela propuesta por Bolivia y acordada por 29 gobiernos latinocaribeños. Señal de los tiempos, ya la OEA no le sirve al imperialismo para legitimar sus agresiones contra los pueblos de nuestra América.

Washington ha gastado una millonada para gestar el golpe, contra Chávez y luego contra Maduro. Encima, la arrogante y amenazadora declaración del secretario de Estado Kerry el 12 de marzo anunciando que invocará la llamada cláusula democrática de la OEA contra Venezuela, indica que Estados Unidos ha decidido desafiar la declaración latinocaribeña en ese organismo y continuar apoyando a sus hordas de violentos y enajenados en las guarimbas de clase media sin más proyecto que el plan golpista llamado La salida. Fuera de los tres gobiernos mencionados únicamente apoyan a la oposición fascista las fuerzas más reaccionarias del planeta. No existe una sola formación popular en el mundo que respalde a los enemigos del gobierno de Venezuela, mucho menos alguna organización estudiantil legítima. Es conocido el repudio de que fue objeto el llamado movimiento estudiantil venezolano por los combativos estudiantes chilenos.

“No pueden por vía electoral y tampoco por la fuerza. Pueblo y Fuerza Armada Nacional Bolivariana son una sola cosa y pese a la desaforada violencia mostrada por los opositores más descocados ha sido su actitud de respeto a la ley y de uso mínimo de la fuerza lo que ha impedido un baño de sangre”

El fascismo surge, en esencia, cuando los burgueses deciden usar la violencia basada en el racismo y el odio a los pobres para derrocar al régimen constitucional, disolver sus instituciones y cazar luego a sus partidarios porque ya la democracia burguesa no les permite seguir controlando a las mayorías. ¿O no fue eso lo que intentaron hacer con el golpe del 12 abril de 2002 los mismos líderes actuales de la oposición?

Contra el chavismo, a menos que cometa errores graves, no pueden por vía electoral y tampoco por la fuerza. Pueblo y Fuerza Armada Nacional Bolivariana son una sola cosa y pese a la desaforada violencia mostrada por los opositores más descocados ha sido su actitud de respeto a la ley y de uso mínimo de la fuerza lo que ha impedido un baño de sangre.

Luis Britto García – Telesur (Venezuela)

Decía el novelista colombiano William Ospina que en todo el mundo los ricos celebran y los pobres protestan, mientras que en Venezuela los pobres celebran y los ricos protestan. Nuestros privilegiados se sublevan contra todo el que gana elecciones: en catorce años el bolivarianismo triunfó en 18 de 19 consultas inobjetables. La oposición las desconoció todas, salvo un referendo donde obtuvo pírrica victoria, o aislados triunfos en elecciones locales. En los comicios del 8 de diciembre de 2013 los bolivarianos ganaron 240 de 337 alcaldías: no es raro que los disturbios se concentraran primero en 18, luego en 8, finalmente en 6 alcaldías opositoras de población de clase media. No es gran hazaña bloquear a los vecinos acomodados con barreras de basura incendiada bajo la solícita protección de autoridades y policías locales. Algunos sicarios abalean a sus propios manifestantes por la espalda o abaten bolivarianos desde edificios. Incendian medio centenar de metrobuses y varias centrales eléctricas. Caen víctimas de ambos bandos: lo que interesa al sicariato es la víctima, materia prima para las transnacionales de la desinformación. Adoradores de la muerte ahorcan muñecos como los que anuncian las atrocidades del Cartel de Sinaloa

Comenta sagazmente Alejandro Fierro que “De ser cierto el relato de los medios internacionales sobre el hartazgo de la juventud, hace tiempo que el chavismo tendría que haber sido derrotado en las urnas, puesto que el 60% de la población venezolana tiene menos de 30 años” (Other News, 20-2-2014). Reciente encuesta de GIS XXI aporta datos esclarecedores:
79% de los jóvenes entre 14 y 24 años estudia; 67% de ellos en instituciones públicas y gratuitas. 90% considera que los estudios le aportan muchas o bastantes oportunidades. 73% aprecia que el mejor sistema es la bolivariana democracia participativa; 6%, la democracia representativa, 6% la dictadura. 60% piensa que el mejor sistema económico es el socialista; 21% el capitalista. Añadamos que nueve millones y medio de venezolanos -uno de cada tres- estudia, y uno de cada diez en Educación Superior. Si la mayoría del estudiantado apoyara la protesta, el gobierno caería en horas bajo el empuje de la tercera parte de la población. Pero según el Guinnes World Book Records 2008, somos para ese año el país más feliz del mundo.

“La actual oleada de violencia arranca después de que el empresariado desvanece en importaciones fantasmas 50.000 millones de dólares que el gobierno les otorga con tasa de cambio privilegiada; luego de que los negociantes inician una guerra económica con desabastecimientos estratégicos y sobreprecios usurarios, y en cuanto el gobierno la contrarresta con una Ley de Precios Justos que fija tope de 30% al beneficio comercial” 

En 2002 el gremio patronal Fedecámaras impuso por golpe de Estado a su Presidente como dictador por 72 horas; intentó quebrar al país con un cierre de empresas o lock out de más de dos meses y cortó la distribución de alimentos. La actual oleada de violencia arranca después de que el empresariado desvanece en importaciones fantasmas 50.000 millones de dólares que el gobierno les otorga con tasa de cambio privilegiada; luego de que los negociantes inician una guerra económica con desabastecimientos estratégicos y sobreprecios usurarios, y en cuanto el gobierno la contrarresta con una Ley de Precios Justos que fija tope de 30% al beneficio comercial ¿Las protestas reclaman otros 60.000 millones de dólares vaporizables? ¿Legalizar beneficios de 1.500%? ¿Una nueva dictadura?

¿O son desesperado llamamiento al Golpe de Estado o la intervención extranjera? El último y más violento foco de disturbios se concentra en algunos municipios del fronterizo estado Trujillo, puentes de una prolongada infiltración paramilitar ¿Excusa una invasión que secesione el rico Occidente de Venezuela? ¿La recolonización de la Patria de Bolívar? Todo se puede esperar de quien cree tener derecho a todo sin contar con el voto de nadie.

 

Leer artículo completo de Página 12 aquí

Leer artículo completo de La Jornada aquí

Leer artículo completo de Telesur aquí