Penetrar, infiltrar y controlar

Latinoamérica

La USAID es la institución estadounidense encargada de controlar a las poblaciones civiles extranjeras. Aunque se la presente como una estructura democrática que busca brindar ayuda en el exterior, en realidad es un mecanismo de intervención. En la región ya se han registrado sus intentos de desestabilización contra los gobiernos no alineados a sus políticas.

Getty Images

Diego Olivera Evia- Barómetro Internacional (Venezuela) 

Hoy la sociedad humana está expuesta a un mundo denominado unipolar, en el intento de una nación de imponerse sobre el resto de Mundo. EEUU se articula con sus aliados de la OTAN, quienes apoyan sus acciones punitivas. Además se suman naciones satélites como Israel, Arabia Saudita, Corea del Sur y Japón, que le permiten crecer en su política injerencista en el Mundo. El poder militar se ha fortalecido en las distintas administraciones de los presidentes para sostener su influencia y su participación en las guerras.

Pero para lograr crear acciones de guerra de Cuarta Generación han creado diversos mecanismos y organizaciones de inteligencia, como son la Central de Inteligencia de Americana (CIA), las acciones del Pentágono, las operaciones del Servicio Secreto y el FBI; y a nivel de acciones civiles han creado la USAID.

Es necesario investigar como acciona la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (en inglés: United States Agency for International Development), también conocida por sus siglas en inglés. USAID es la institución estadounidense encargada de distribuir la mayor parte de la ayuda exterior de carácter no militar. Es un organismo que aparece como independiente, pero  recibe directrices estratégicas del Departamento de Estado. Actúa directamente o a través de agencias subsidiarias;  su objetivo central  es el de reforzar la política exterior estadounidense, “cooperando con” los países receptores en las áreas económica, agrícola, sanitaria, política y humanitaria.

Este mecanismo tiene una fachada falseada por los EEUU y ha sido objeto de duras críticas. Fue acusada de la misma manera que la actual  Fundación Nacional para la Democracia (FND) de trabajar en colaboración con la CIA y realizar actividades propias de la misma CIA en diversos escenarios, como son la desestabilización de gobiernos no alineados con las políticas de Estados Unidos a través de distintos medios de coerción y desestabilización..

» Las propias autoridades del organismo han reconocido su apoyo a fuerzas políticas opositoras a gobiernos de América Latina, incluso en aquellos en que los regímenes son democráticos. De esta manera el Pentágono se encarga de las acciones tradicionales militares, el Departamento de Estado ejerce la diplomacia y la USAID penetra, infiltra y controla a las poblaciones civiles «

Las propias autoridades del organismo han reconocido su apoyo a fuerzas políticas opositoras a gobiernos de América Latina, incluso en aquellos en que los regímenes son democráticos. De esta manera el Pentágono se encarga de las acciones tradicionales militares, el Departamento de Estado ejerce la diplomacia y la USAID penetra, infiltra y controla a las poblaciones civiles. Lo que nos lleva a que la USAID sirve a los intereses económicos y estratégicos de Estados Unidos en casi todo el planeta.

EEUU usa diferentes agencias internacionales con objetivos desestabilizadores

La historia de USAID se remonta al Plan Marshall, plan de reconstrucción de Europa con altos costos e intereses de EEUU sobre las naciones del viejo continente. Después de la Segunda Guerra Mundial y al “Punto cuatro” del Programa de ayuda a los países pobres de la Administración Truman, se mantiene y pasa a depender directamente de la Secretaría de Estado del gobierno norteamericano. Desde 1961 es la principal agencia  de intervencionismo directo de EE.UU en nuestros Continente.

Para ello disponen de un presupuesto anual de unos mil millones de dólares con vistas a operaciones «humanitarias» en Latinoamérica y el Caribe en sus programas dirigidos a moldear las sociedades donde trabaja e identificar las personas adecuadas que sirvan a sus planes. La versión oficial sobre el papel de la USAID señala que esta se encarga de distribuir la mayor parte de la ayuda exterior de carácter no militar, aunque recibe directrices estratégicas del Departamento de Estado.

» Para ello disponen de un presupuesto anual de unos mil millones de dólares con vistas a operaciones ‘humanitarias’ en Latinoamérica y el Caribe en sus programas dirigidos a moldear las sociedades donde trabaja e identificar las personas adecuadas que sirvan a sus planes «

Acciones de esta Agencia determinaron varias intervenciones en varios países latinoamericanos. El gobierno de Rafael Correa desde el 28 de junio de 2012 ha analizado las repercusiones de la presencia de esta agencia y ha determinado la expulsión definitiva del país. De la misma manera, en 2013 Evo Morales expulsa a la USAID de Bolivia, que había operado desde 1964 en dicho país. El presidente boliviano ha enfrentado a varios organismos, como la DEA y acciones encubiertas de la CIA en intentos de dividir a  Bolivia e imponer a la derecha de esta nación.

En el caso de Venezuela, la USAID destina cinco millones de dólares en asistencia técnica para “promover y proteger la democracia y los derechos humanos”, que realmente significa financiamiento para los grupos opositores violento  bajo la fachada de la lucha por la democracia y contra el gobierno bolivariano.

El papel de EEUU en la balcanización del mundo

Estos hechos muestran los efectos del intervencionismo de EEUU en la realidad de Latinoamérica, intentando imponer controles financieros a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) para aplicar paquetes de ajustes al mejor estilo de Europa.

La realidad de estas estructuras estadounidenses es que no defienden ningún modelo democrático. Son formas de avanzada de una guerra de cuarta generación, hoy podemos demostrarlo en la crisis humanitaria de los inmigrantes hacia Europa, producto de la destrucción de naciones como Libia, Irak, Afganistán y  Siria entre otras, generando una apocalipsis de muerte en el Mar Mediterráneo. También la balcanización de Serbia, Croacia, Montenegro, como Ucrania, los países bálticos, han creado guerras y sanciones económicas a  Rusia, en busca  del control de EEUU de los recursos naturales y las finanzas mundiales. 

 

Leer el artículo aquí