Uruguay tiene más puestos de trabajo y de mejor calidad

En los casi nueve años de gobierno del Frente Amplio el país avanzó en el campo del trabajo, al reducir el desempleo y mejorar las condiciones. Las perspetivas son alentadoras en tanto se han aprobado leyes de empleo juvenil, de maternidad y lactancia, de cuotas para los afrodescendientes, que se complementan con los programas “Yo estudio y trabajo”, “Jóvenes en Red”, “Calidad con equidad”. También ha sido relevante el progreso para los trabajadores rurales.

 

Eduardo Brenta* – El Diario (Uruguay)

En los últimos días se dieron a conocer datos importantes sobre el empleo de los uruguayos. El empleo era la principal preocupación de los uruguayos en los inicios del primer gobierno del Frente Amplio. Hoy casi nueve años después nadie duda que se han logrado importantes avances, logrando que la tasa de empleo y desempleo se encuentre en niveles históricos.

Como se dice muchas veces en el fútbol lo importante no es solamente alcanzar récords sino mantenerse. Ese viento de cola del que mucho tiempo se habló, adjudicando los logros únicamente al contexto internacional en los últimos años ha cambiado su rumbo transformándose muchas veces en viento de frente.

El empleo, luego de alcanzar niveles récord en 2011, se mantuvo en niveles similares en 2012 y 2013. La tasa de empleo fue de 59,9% en 2012 y 59,6% en 2013, lo que representa que se crearan 3 mil puestos de trabajo (crecimiento de 0,2%). De esta forma en 2013 aproximadamente un millón seiscientos mil uruguayos se encontraban ocupados. El desempleo tuvo un comportamiento similar: alcanzando el 6,3% en 2011, para luego mantenerse en niveles similares en 2012 y 2013 (6,5% y 6,6% respectivamente). Por tanto el desempleo afectó a aproximadamente 114 mil uruguayos en 2013.

En varias ocasiones se ha afirmado que si bien la cantidad de empleo ha mejorado durante los gobiernos del Frente Amplio, no ha pasado lo mismo con la calidad de empleo. Podemos afirmar sin lugar a duda que la calidad del empleo mejoró de forma notoria. Uno de los principales indicadores de la calidad del empleo es la informalidad (o su contracara la formalidad). Mientras que la informalidad rondaba el 40% en el año 2004, se redujo a 26,6% en el año 2012 y a 25,5% en el año 2013, obteniéndose cifras también récord en los últimos años en el número de cotizantes en el BPS.

Un estudio realizado por el economista Alvaro Brunini del Observatorio de mercado de Trabajo del MTSS del año 2013 muestra que si tomamos un conjunto amplio de indicadores para medir la calidad en el empleo, también se muestra grandes avances. En este sentido se destaca la reducción en el porcentaje de trabajadores pobres, la proporción de ocupados que buscan otro empleo, que estuvo desocupado en los últimos meses, reducción en la desigualdad salarial, etc.

“Sin duda mucho es lo logrado pero también mucho queda por hacer.

A pesar de la reducción en las desigualdades aún existen diferencias

importantes por género, edad y ascendencia étnico racial, así como

en la inserción laboral de las personas discapacitadas  

El salario real también mejoró en el año 2013 con un aumento de 3,3%, alcanzándose de esta forma el noveno año consecutivo de aumento con un acumulado de 43%. Este aumento estuvo apoyado en las decididas políticas de aumento del salario mínimo y de fomento a la negociación colectiva en los consejos de salarios. Recordemos que el salario mínimo en 2004 era de 1.310 pesos, y en el año 2014 se fijó en 8.960 pesos creciendo muy por encima de la inflación y el salario promedio.

El crecimiento del salario determina el crecimiento de las jubilaciones para el año 2014 incrementándose en 12,33% o sea creciendo otro año más por encima de la inflación.

Sin duda mucho es lo logrado pero también mucho queda por hacer. A pesar de la reducción en las desigualdades aún existen diferencias importantes por género, edad y ascendencia étnico racial, así como en la inserción laboral de las personas discapacitadas.

Hace pocos meses se aprobaron importantes leyes que intentan reducir estas desigualdades como son las leyes de empleo juvenil, de maternidad y lactancia, de cuotas para los afrodescendientes. Así mismo se han implementado un conjunto importante de programas como “Yo estudio y trabajo”, “Jóvenes en Red”, “Calidad con equidad”, entre otros.

Vale la pena destacar el importante avance alcanzado en los derechos de los trabajadores rurales, tanto por su inclusión en la negociación colectiva, de la primera campaña a nivel nacional de discusión de sus derechos, y los importantes incrementos salariales alcanzados en la última negociación de los consejos de salarios. Una frase resume estos avances: “Los derechos de los trabajadores rurales, no son paye, son ley”.

* Titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Leer artículo aquí