Uruguay recordó a los desaparecidos de la dictadura con una Marcha del Silencio virtual

Por segundo año consecutivo a causa de la pandemia, la tradicional Marcha del Silencio por la verdad y la justicia que conmemora el Día del Desaparecido en Uruguay se realizó de manera virtual a través de las redes sociales, mientras hubo algunas intervenciones artísticas en las calles de la capital, sin público aunque con fotos y banderas en balcones y fachadas.

La Marcha del Silencio se realiza de manera ininterrumpida en varias ciudades uruguayas desde 1996, cada 20 de mayo, fecha que conmemora los asesinatos del senador del Frente Amplio Zelmar Michelini, del diputado del Partido Nacional Héctor Gutiérrez Ruiz, y de Rosario Barredo y William Whitelaw, ocurridos ese día de 1976 en Buenos Aires.

Este año, que al igual que en 2020 no fue presencial debido a la pandemia, el colectivo Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos durante la dictadura cívico-militar de Uruguay (1973-1985) lanzó la convocatoria bajo el lema “¿Dónde están? No al silencio ni a la impunidad. Memoria, verdad y justicia”, y realizó actividades a través de las redes sociales.

Una de las acciones más significativas fue la “marcha” virtual a través de la red social Instagram, con las fotos y nombres de los 197 uruguayos detenidos desaparecidos durante la dictadura.

Aquellos que querían participar solo tuvieron que descargar una de las 197 imágenes disponibles en la web y colocarla como su foto de perfil. Además, se transmitió en un canal de televisión local un video para exclamar “Presente” luego de la presentación de cada una de las 197 víctimas.

Durante la conferencia de prensa que se hizo en la sede de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU) para convocar a las actividades de este año, el colectivo Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos enfatizó que las voces de las miles de personas que participan de la marcha presencial, está vez se harán escuchar mediante altavoces.

La integrante del colectivo de familiares, Alba González, destacó que en las actuales circunstancias de la pandemia de coronavirus la marcha se convierte en un imprescindible gesto de solidaridad y apoyo que incluye a todos, y denunció que el Estado uruguayo continúa sin asumir a fondo la responsabilidad de aclarar dónde están los desaparecidos.

“Ese grito resonará en cada esquina, cada calle, cada rincón de nuestro país. Llegará a cada lugar donde puedan estar sus restos, que lo escuchen y tengamos respuestas de nuestros gobernantes, porque sigue siendo inconcebible que no nos entreguen la verdad, que no nos digan qué fue lo que hicieron con cada uno de ellos”, enfatizó González

En este sentido, consideró que el 20 de mayo “es un día emblemático” y de “profunda reflexión” por todas las cosas que ocurrieron durante los años de terrorismo de Estado. “Los tres poderes no han asumido a fondo esta responsabilidad. Entre todas las faltas cada vez es más inadmisible que hoy sigamos sin saber dónde están”, resaltó.

González, cuyo hijo -Rafael Lezama González- desapareció en 1976 a los 23 años, señaló que se sigue apelando “únicamente” a la voluntad de la institución militar para que entregue los documentos y la información sobre las victimas.

El 10 de mayo, el Gobierno uruguayo entregó documentos hallados en una base militar con información de dos organismos represivos del Estado en la dictadura, el Servicio de Información y Defensa (SID) y el Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA).

Los organismos de derechos humanos celebraron que el Gobierno haya hecho públicos estos documentos, pero denunciaron que no tienen información nueva y recordaron que ya le facilitaron al presidente Luis Lacalle Pou información sobre unidades militares en las que sí habría datos clave.