Uruguay extendió el cierre de las fronteras hasta febrero

Uruguay extendió hasta fines de enero el cierre de fronteras tras haber registrado el pasado miércoles la mayor cifra de contagios de coronavirus desde el comienzo de la pandemia y mientras busca “colarse entre los grandes” para comprar vacunas.

“Lamentablemente, y muy a nuestro pesar, sobre todo del ministro de Turismo (Germán Cardoso), vamos a seguir con las fronteras cerradas durante 20 días más”, indicó el presidente oriental, Luis Lacalle Pou. En declaraciones a la prensa, el mandatario confirmó la extensión de la medida que había sido dispuesta el pasado 16 de diciembre.

La decisión se adoptó luego de que se registraran el miércoles 946 nuevos contagios de COVID-19, con los que alcanzó a los 23.048 casos positivos. Además, el país sudamericano contabiliza 221 muertes por coronavirus.

Hasta el 16 de diciembre, cuando se anunciaron nuevas restricciones de ingreso, el país permitía la entrada desde el extranjero a uruguayos, residentes o por temas laborales o familiares, entre algunas otras excepciones.

“No podemos hablar de fracaso, pero tampoco de éxito. Si hay un muerto, personas que han perdido su trabajo, no podemos hablar de éxito. Pero de fracaso notoriamente no”, señaló Lacalle Pou.

Por otra parte, el mandatario uruguayo se refirió a las negociaciones para la compra de vacunas y al silencio oficial al respecto. “Hay una competencia feroz. ¿Qué está tratando de hacer Uruguay? Colarse entre los grandes, y la mejor manera de colarse y tener la vacuna cuanto antes es hacer negociaciones que no alteren estos procesos”, explicó.

También informó de la reapertura de espectáculos públicos “con aforo mínimo”, incluidos los deportivos, aunque estos sin público, que estaban prohibidos igualmente hasta el 10 de enero. Entre las medidas activas, se mantiene la regulación por ley del derecho de reunión -vigente por dos meses- en aglomeraciones con peligro sanitario, así como la recomendación del teletrabajo.