Uruguay cierra fronteras temporalmente por el aumento de casos de coronavirus

Uruguay suspenderá el ingreso al país desde el 21 de diciembre hasta el 10 de enero por el aumento de casos y de fallecidos por coronavirus. El presidente Luis Lacalle Pou lo anunció el miércoles durante una conferencia de prensa, en la que también informó restricciones y cambios en el aforo en los ómnibus y los comercios, además de la suspensión de los espectáculos públicos, entre otras medidas preventivas.

El país registró el miércoles por primera vez la muerte de cuatro personas en un día por Covid-19, hasta ahora el máximo había sido de tres fallecidos en una jornada, y superó además las 100 víctimas mortales. Desde fines de noviembre, viene experimentando un aumento exponencial de los casos diarios, de los activos y de los fallecimientos, lo que obligó al Ejecutivo a adelantar el anuncio de nuevas medidas.

Expertos del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), que trabajan con el Gobierno, advirtieron que si no se modifica la tendencia “el país entrará en zona roja” el 26 de diciembre. Uruguay suma 10.893 contagios y 102 muertes por la enfermedad, un dato preocupante teniendo en cuenta que la población es de 3,4 millones de personas.

Rafael Radi, integrante del GACH, explicó que el país está atravesando su primera ola de contagios de covid-19. “En Uruguay ya se pasó de una etapa de solo brotes de casos a la circulación comunitaria en la zona metropolitana y está en su primera ola de contagios. No habíamos tenido una primera ola aún por el conjunto de medidas que se habían desarrollado”, puntualizó el experto en conferencia de prensa.

Otros de los anuncios fueron la suspensión de los espectáculos públicos también hasta el 10 de enero, la ratificación del cierre de pubs y restaurantes a medianoche y la limitación del derecho a reunión.

“Hemos decidido reglamentar el Artículo 38 de la Constitución, por lo cual se limita el derecho a reunión cuando se esté notoriamente atentado contra la salud. Este mismo proyecto de ley va a definir el concepto de aglomeración”, manifestó el mandatario

La reglamentación de este artículo, explicó Lacalle, le dará la potestad al Poder Ejecutivo de disuadir y disolver las aglomeraciones.

No obstante, el presidente volvió a descartar cualquier posibilidad de decretar un confinamiento obligatorio, una medida que su gobierno nunca dispuso, y dijo estar convencido de que los uruguayos “reaccionarán” ante la nueva situación.

Qué pasa con los viajes

Hasta ahora, el país permitía el ingreso desde el extranjero a uruguayos, residentes o por temas laborales o familiares, entre algunas otras excepciones. Todo eso quedó suspendido.

Los ciudadanos uruguayos que ya hayan adquirido un pasaje y el transporte de carga estarán sin embargo exentos de esa medida, que puede tener efectos aún más negativos sobre una temporada de verano que ya se anunciaba muy negativa para los operadores turísticos.

Los uruguayos que residen en el exterior y que aún no sacaron sus pasajes, sin embargo, no podrán entrar al país en Navidad.