“Unir fuerzas por la democracia”, el llamado de Haddad

De cara a la segunda vuelta, el candidato del Partido de los Trabajadores insistió en unir a todas las “fuerzas democráticas” en torno a su proyecto para hacer frente al ultraderechista Jair Bolsonaro. Lo dijo desde la prisión de Curitiba, a donde fue para visitar al expresidente Lula Da Silva.

“Voy a conversar con las fuerzas democráticas del país, representadas por algunas candidaturas”, dijo para citar al laborista Ciro Gomes y el socialista Guilherme Boulos.

También indicó que está “en contacto” con “algunos gobernadores regionales del PSB (Partido Socialistas Brasileño)”, en ese intento por unir fuerzas para la segunda vuelta del próximo 28 de octubre.

“Tenemos todo el interés en que las fuerzas democráticas progresistas estén unidas en torno a este proyecto de restauración, de desarrollo con inclusión social. Y entiendo que tenemos toda la condición de presentarnos en la segunda vuelta con la fuerza que este proyecto merece”, expresó.

Haddad, que quedó en segundo lugar con el 29,28 por ciento de los votos frente al 46,03 que consiguió Bolsonaro, dijo que va a llamar “institucionalmente” al laborista Gomes, tercero con un 12,47 por ciento, para “conversar” y lograr un acuerdo.

Indicó que cuando cerró su alianza con el Partido Comunista de Brasil (PCdoB) hubo “total tranquilidad en ajustar parámetros del programa para que sea lo más representativo de esa amplia alianza democrática” que pretende “para rescatar una perspectiva de reafirmación de los derechos”.

Haddad destacó que siente profundo respeto por Gomes; por la ecologista por Marina Silva, también del campo progresista y que recogió apenas un millón de votos en los comicios; y por el socialdemócrata Geraldo Alckmin, del centroderecha y cuarto en las elecciones con casi un 5 por ciento de los sufragios.

El exministro de Educación pasó a la segunda vuelta con 30 millones de votos con apenas veinte días de campaña, pues él solo asumió la candidatura del PT cuando Lula renunció a ello tras ser vetado por la Justicia por su situación jurídica.

Haddad y Bolsonaro se medirán el 28 de este mes en una incierta segunda vuelta para la que los sondeos, al menos hasta el pasado sábado, vaticinaban un empate técnico en torno al 45 por ciento de apoyo.