Una violación grupal conmociona a Uruguay 

Una mujer de 30 años denunció haber sido víctima de una violación grupal en el barrio Cordón de Montevideo el domingo pasado. La mujer relató que conoció a uno de los agresores en un boliche y que mientras mantenía relaciones sexuales con el hombre ingresaron al menos tres personas más a la habitación para violarla. El caso generó estupor entre los uruguayos y reavivó el debate sobre la revictimización que sufren las mujeres abusadas. 

Tras la denuncia, los efectivos policiales llegaron hasta el departamento alquilado por los hombres para la violación grupal, ubicado en las inmediaciones de Juan Jackson y Guaná. Allí detuvieron a dos mayores y un menor de edad.

Luego, un equipo médico conformado por ginecólogo, psicólogo y psiquiatra constató la violación perpetrada contra la mujer, de acuerdo a Sylvia Lovesio, fiscal a cargo del caso. 

Fuentes de Fiscalía plantearon que todo coincide con el relato de la mujer: estaba en el boliche con un hombre y accedió a irse con él, pero una vez en la habitación en la que mantenían relaciones sexuales, otras tres personas ingresaron contra su voluntad y abusaron sexualmente de ella.

Sin embargo, en las redes sociales están «cuestionándola a ella y no a los varones que la violaron el grupo», según denunció la revista feminista «Harta». «Que se juzgue que una mujer decida, de forma consentida. mantener relaciones sexuales con un varón y que no se juzgue esté premeditada una violación, es lo que debería estar cuestionándose sobre la mesa», escribieron en Instagram.

Los acusados se negaron a realizarse las pruebas de ADN que habían sido ordenadas por la Policía Científica. La Fiscalía ahora debe recurrir a una autorización judicial para obtener las muestras. En el interín fueron todos liberados, aunque con una restricción perimetral y la prohibición de salir del país.