Una vida mejor, el objetivo de los migrantes que se sumaron a la caravana

Los salvadoreños que partieron en caravana a Estados Unidos en las últimas semanas iniciaron su viaje en busca de mejores condiciones de vida y para escapar de la violencia en sus comunidades. Según un sondeo realizado por la Organización Internacional para las migraciones (OIM), los miles de centroamericanos que avanzan en México, a pie o en cualquier tipo de transporte, dejaron su país natal debido a la violencia y la precariedad económica. Casi el 80 por ciento de los migrantes encuestados respondió que se sumó a la caravana para buscar “mejores condiciones de vida”.

En segundo lugar, más del 45 por ciento de los migrantes señaló la inseguridad y la violencia como motivos para migrar. Por último, el 2,9 por ciento señaló motivos de reunificación familiar. La encuesta fue realizada a 286 personas que integran la caravana de casi dos mil salvadoreños que partió el pasado 31 de octubre hacia Estados Unidos.

“Estos datos señalan que el grueso de las personas encuestadas identifican una multiplicidad de razones para migrar”, explicó en un comunicado Jorge Peraza Breedy, jefe de misión de la OIM para los países del norte de Centroamérica.

De acuerdo con la encuesta, El 60 por ciento de los migrantes salvadoreños provienen de áreas urbanas del país, y el 39,9 de zonas rurales.

Los salvadoreños consultados indicaron que decidieron viajar en caravana por varias razones, entre éstas que existía una mayor oportunidad de cruzar las fronteras al estar en masa, evitar pagar a alguien que los pueda abandonar en el camino y el apoyo mutuo entre los participantes. Además remarcaron que “es más seguro y se gasta menos”.

Dos caravanas partieron de El Salvador los días 28 y 31 de octubre con rumbo a Estados Unidos, siguiendo los pasos de más de miles de hondureños que tomaron el mismo camino.

La corriente migratoria generó una dura respuesta del presidente estadounidense Donald Trump, que envió miles de militares a la frontera de su país con México para repeler lo que llamó una “invasión” de los centroamericanos.