Una victoria fascista: Bolsonaro se impuso en los comicios

El ultraderechista Jair Bolsonaro ganó por amplio margen la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil, pero aún deberá enfrentar el balotaje contra Fernando Haddad para convertirse en presidente. El ex capitán del Ejército, de 63 años, superó el 46 por ciento de los votos, frente al 29,20 de Haddad, designado como candidato del Partido de los Trabajdores (PT) por Lula da Silva.

Bolsonaro, que apostaba a ganar en primera vuelta, denunció “problemas” con las urnas electrónicas que le habrían impedido evitar el balotaje. “Estoy seguro de que si ese problema no hubiera ocurrido y tuviéramos confianza en el voto electrónico, ya tendríamos el nombre del presidente de la República decidido en el día de hoy”, dijo Bolsonaro en un video de Facebook.

Una semana antes, el candidato del Partido Social Liberal (PSL), había levantado polémica en una entrevista, señalando que no aceptaría “un resultado de las elecciones diferente a su elección”, aunque luego se retractó. Bolsonaro, que defendió la tortura y la dictadura militar, llamó a sus partidarios a seguir movilizados. “Creo en ustedes, y ustedes están ahí porque creen en Brasil”, arengó.

Tras conocer los resultados, Haddad prometió “unir a los demócratas de Brasil”, en contraposición a la postura asumida de Bolsonaro en defensa de la dictadura militar (1964-1985). “Queremos un proyecto amplio para Brasil, profundamente democrático, que busque de forma incansable la justicia social”, dijo el profesor y exintendente de San Pablo, de 55 años.

Haddad agradeció además el “liderazgo” de Lula, a quien irá a visitar este lunes como todas las semanas a la cárcel de Curitiba, donde el líder histórico de la izquierda está preso por una causa de corrupción que aún no tiene sentencia firme.

Al conocerse la posibilidad de una segunda vuelta, su equipo de campaña pasó del silencio al júbilo en el hotel paulista en el que pronunció su discurso. Haddad empezó de inmediato a tender puentes con otros candidatos para poder establecer alianzas.

La clave para que se acerque a los porcentajes de Bolsonaro la tiene en el centroizquierdista Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), que fue ministro de Integración Nacional de Lula y consiguió más de 12 por ciento de los votos.

En declaraciones a la prensa, Gomes dijo que discutiría con los líderes del PT la posición para la segunda vuelta, pero adelantó ya un posible apoyo: “Haré lo que hice toda mi vida, que es luchar por la democracia y contra el fascismo”, declaró.