Una subasta de arte precolombino mexicano y un reclamo patrimonial ignorado

Una subasta privada de arte precolombino en Francia despertó la ira de México, que solicitó su suspensión para preservar lo que considera su patrimonio cultural. Así y todo, sus piezas ya se vendieron por más de un millón de dólares en la casa Millon. La Unesco había recomendado también que se pospusiera el evento hasta que se aclarara la procedencia de las piezas, pero ambos reclamos fueron desoídos.

México había solicitado su cancelación porque entre los objetos subastados «95 provienen de su patrimonio cultural y 23 son imitaciones de fabricación reciente”, de acuerdo a su embajador en Francia, Juan Manuel Gómez Robledo. El diplomático afirmó apoyarse en los resultados de un peritaje del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México. De acuerdo a Robledo, la mayoría de objetos proceden de «Teotihuacán, Guerrero y Oaxaca, y del sureste de México, región de la cultura olmeca y maya».

«Rechazamos totalmente la venta de este patrimonio porque la propia venta, en sí misma, constituye un ilícito«, había dicho el martes María Villarreal, coordinadora de asuntos jurídicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en una conferencia en Ciudad de México.

Las piezas que se vendieron

Las más de 120 piezas de colecciones privadas fueron subastadas hoy en poco menos de tres horas, por un valor total de 1,2 millones de euros, según la casa responsable. La casa Millon ya había adelantado que la venta se realizaría de todas formas. “No soy garante de la defensa de los derechos y de la propiedad perfecta de mis vendedores», dijo su presidente, Alexandre Millon.

(Photo by Philippe LOPEZ / AFP)

La semana pasada, Guatemala anunció que Millon había suspendido la venta de una de las piezas prehispánicas incluidas en esa subasta, el fragmento de una estela arqueológica maya perteneciente a su patrimonio cultural, tras las acciones emprendidas por el gobierno. Pero la presión de México no surtió los efectos esperados.

(Photo by Philippe LOPEZ / AFP)

Una estatuilla de Chalchiuhtlicue, diosa azteca del agua y protectora de los nacimientos, fue adjudicada por 377.000 euros (416.000 dólares), un precio cinco veces superior al estimado. De piedra volcánica esculpida, la diosa tiene los ojos dirigidos hacia el cielo.

Otra diosa azteca, Coatlicue, de la fertilidad y la tierra, se vendió por 97.500 euros (107.000 dólares), en esta subasta en que abundaron las máscaras y las estatuillas arqueológicas, características de las culturas precolombinas.

La desilusión del gobierno mexicano

«Tenemos que lamentar y condenar que pese a las gestiones emprendidas no conseguimos que la casa de subastas cancelara la venta», manifestó Gómez Robledo poco antes del inicio de la subasta.

El subastador de la venta, Alexandre Millon, celebró la «serenidad» de las autoridades francesas, que no cedieron «a la presión mediática».

México ha reclamado en más de una ocasión la suspensión de ventas de arte precolombino en París, como ocurrió en 2013 con la de la colección Barbier-Mueller.

Esta es la primera acción del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para tratar de suspender una subasta de arte precolombino en París, en nombre de la salvaguarda del patrimonio cultural.