Una salida soberana al mar

En Bolivia se alzaron voces entusiastas ante el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el límite marítimo de Perú y Chile. Políticos, ex diplomáticos y analistas creen que esta sentencia plantea antecedentes positivos para el reclamo de La Paz a Santiago por una salida al mar, sobre el cual también dirimirá ese tribunal. Uno de los puntos es que los tratados pueden reverse y otro es que la la decisión de la CIJ constituye un elemento probatorio del avance de las negociaciones sobre una salida soberana al Pacífico.

Una salida al mar para Bolivia

Cambio (Bolivia)

Chile ha mantenido una postura cerrada respecto a su litigio con Bolivia lo mismo que con Perú, alegando la inexistencia de conflictos y aferrándose a que los tratados firmados son sagrados e inamovibles, negándose a la negociación bilateral, a tiempo de insistir en que son litigios de carácter bilateral y rechazando la intervención de cualquier tercera parte, para arbitrarlos o ayudar, o mediar para solucionarlos.

La actual sentencia del Tribunal de La Haya demuestra la falta de coherencia en este planteamiento chileno. Y señala que un litigio bilateral al convertirse en crónico e insoluble adquiere trascendencia hacia el ámbito regional e internacional, sea en forma de un tribunal o de una institución vigente regional o internacionalmente. Habrá que recordar que la persistente negativa chilena de negociar con Bolivia una salida soberana al mar es un ejemplo de lo se acaba de plantear.

Aunque puede haber varias alternativas para una salida soberana al mar, la mayoría de los estudios y análisis apunta a la zona de Arica. Una línea equidistante desde el Hito 1 habría implicado que Bolivia tendría que negociar no sólo con Chile, sino también con Perú. En este sentido la sentencia limita la negociación a dos partes.

Editorial – La Razón (Bolivia)

La sentencia emitida ayer por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) respecto al diferendo por el límite marítimo entre Perú y Chile deja al menos dos lecciones que hay que resaltar. El fallo le otorga a Perú aproximadamente 50.000 km2 de mar, más de dos tercios del territorio en disputa. Primera lección, Perú acudió a La Haya porque Chile se negó sistemáticamente a negociar un acuerdo. Si el país trasandino hubiese aceptado negociar directamente, además de los cuantiosos gastos legales, probablemente sus pérdidas territoriales hoy serían menores.

Segunda lección. Los mandatarios de ambos países declararon su predisposición a cumplir la sentencia de la CIJ antes de que sea dictada. Una determinación fundamental para que pueda ponerse en práctica. Esta buena predisposición chilena (Perú no tenía nada que perder) se debe principalmente a las relaciones cada vez más estrechas entre ambos países, sobre todo económicas. Y ese precisamente es el camino que Bolivia debería recorrer para conseguir una salida soberana al pacífico. Es decir, implementar estrategias con bajo perfil y desde diferentes ámbitos (comercial, cultural, ambiental, económico, etc.) que nos acerquen efectivamente al mar, de tal manera que a Chile le resulte un mal negocio negarse a solucionar la reivindicación marítima boliviana.

Gladys Mita Ramos – Oxígeno (Bolivia)

El fallo de la Corte Internacional de La Haya sobre la frontera marítima entre Perú y Chile sienta un precedente importante para la causa boliviana de acceso al Oceano Pacífico, dado el contexto que se ha tomado para definir un nuevo trazado de la linea fronteriza en ambos países, por lo que es imperioso enriquecer la memoria que el Estado Plurinacional debe presentar ante dicho tribunal, coincidieron expertos en diplomacia.

De acuerdo al cronograma que emitió la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Bolivia debe presentar el documento hasta abril de este año mientras que Chile hasta febrero de 2015. La memoria es un documento donde el Gobierno boliviano debe exponer los hechos en que se basa la demanda marítima, los argumentos y fundamentos.

La Corte Internacional de Justicia de La Haya documentó que Chile en 1975-1976 inició negociaciones con Bolivia en las que hubo una propuesta de intercambio de territorio que proporcione a nuestro país un “corredor al mar” y una zona marítima; según se puede leer en el punto 131 del fallo que se conoció hoy. Dicho dato ha sido puesto de relieve por ex autoridades e internacionalistas que concluyen que el fallo no ha afectado el planteamiento boliviano y por el contrario le da una nueva oportunidad.

El documento que fue leído por el presidente del Tribunal Internacional de La Haya constituye un elemento probatorio de cuánto habían avanzado las negociaciones sobre una salida soberana al Pacífico, algo que ahora el vecino país no acepta.

La demanda boliviana solicita a la Haya que falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo que le otorgue una salida soberana al océano

El excónsul de Bolivia en Chile Walker San Miguel destacó el fallo y dijo que con este antecedente se pone en evidencia que los tratados no son intangibles como ha estado señalando el gobierno de Sebastián Piñera. El también exministro de Defensa dijo que el Tribunal interpretó un acuerdo entre Perú y Chile y señaló una nueva linea fronteriza, algo que fue aceptado por Chile.

 

Leer artículo completo de Cambio aquí

Leer artículo de La Razón aquí

Leer artículo completo de Oxígeno aquí