"Preocupación" de los buitres

Argentina

Los fondos buitre manifestaron su preocupación por el futuro argentino y sugirieron los nombres de quiénes podrían desempeñar un buen rol en la presidencia, para la cual habrá elecciones en 2015. Mauricio Macri, Daniel Scioli y Sergio Massa están entre sus candidatos. Un analista cree que los políticos locales deberían mostrar la madurez que se requiere.

Misiones Cuatro

Hernán Dearriba – Tiempo Argentino (Argentina)

Emociona percibir la preocupación casi filantrópica de los fondos buitre por el futuro del pueblo argentino. Primero le recomendaron al país pagar sin condicionamientos para evitar el estallido de una nueva catástrofe, y ahora se animan a sugerir quiénes son los candidatos presidenciales que los argentinos deberían votar en las presidenciales del año próximo, si es que quieren resolver el problema.

La lista de favoritos de los buitres incluye al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y al diputado Sergio Massa; y se construye a partir de la voluntad que los tres habrían mostrado por una negociación a la que la presidenta Cristina Fernández se niega.

Una y otra vez, los buitres y sus lobbistas sostienen que el problema se resuelve fácil: Argentina se tiene que sentar a negociar y pagar sin discusiones sin importar sus implicancias legales.

No está claro que Macri, Scioli o Massa saluden el respaldo de los lobistas de la American Task Force Argentina (ATFA). 

Sin embargo, a esta altura, la situación reclama que se produzca un posicionamiento claro no sólo de esos eventuales candidatos presidenciales, sino también de los líderes de la oposición en el Parlamento sobre una deuda que no contrajo este gobierno y que, si no se negocia apropiadamente, generará una cuenta que terminarán pagando las futuras administraciones y, como consecuencia, las futuras generaciones por las que dicen expresar sus preocupaciones.

Lo que sí está claro es que la filantropía de los fondos buitre podría resolver el asunto muy fácilmente. Si NML Elliot y los demás holdouts están tan preocupados por el futuro de los argentinos, podrían aceptar la reestructuración de la deuda que mantiene abierta el Estado Nacional. Obviamente eso no va a suceder.

La política argentina debería mostrar la madurez que la hora requiere, antes que dejarse seducir otra vez por los espejitos de colores que ofrecen los buitres.

 

Leer artículo aquí