Una Marcha del Silencio virtual para recordar a los desaparecidos en Uruguay

A pesar de la pandemia, los uruguayos encontraron la forma de emular la “Marcha del Silencio”, el homenaje anual a los desaparecidos por la dictadura militar, que este miércoles cumplió su 25º aniversario. Las organizaciones de derechos humanos locales recurrieron a la virtualidad para evitar el contacto físico entre los participantes pero al mismo tiempo estar presentes para recordar la simbólica fecha.

En lugar de la tradicional marcha, la propuesta de las organizaciones de derechos humanos incluyó un pedido al Gobierno para dejar libre de tránsito el trayecto de 18 de julio, desde Rivera y Jackson a la Plaza Libertad. “No llamamos a acompañar presencialmente el recorrido”, aclararon en el marco de las medidas de distanciamiento social para frenar la propagación del coronavirus. Por este trayecto recorrió, en cambio, una pantalla gigante con las imágenes de los detenidos desaparecidos. 

La imposibilidad de participar personalmente llevó también a la asociación “¿Dónde Están?”, que desde 1997 lucha determinar dónde se encuentran los restos de casi 200 uruguayos víctimas de desapariciones forzosas, a idear una acción colectiva vía internet.

Un total de 350 personas en 27 países se fotografiaron con los fotos de sus desaparecidos, un mosaico para reafirmar que nunca serán olvidados. Los participantes posaron desde la Amazonía, pasando por Canadá, Australia o países escandinavos, entre otros lugares, bajo el lema común “Verdad y Justicia”.

“Este año, la marcha se ha dado en un contexto muy particular. Por un lado en medio de la pandemia de coronavirus. Y, además se produjo un cambio de gobierno en Uruguay, al que le seguiremos reclamando ‘Justicia y Verdad’ (…). Asimismo, en toda América Latina hubo cambios, por lo que debemos estar estar en estado de alerta para que ciertas situaciones no vuelvan a repetirse nunca más”, advirtió Elena Salgueiro, presidenta de “¿Dónde Están?”.

El montaje audiovisual fue a iniciativa de los cineastas uruguayos Hernán Mazzeo y Gonzalo Arijón, quienes en coordinación con Salgueiro y otros miembros de la asociación trabajaron a contrarreloj y en estrecho contacto con gente de los cinco continentes.

La fecha del 20 de mayo para esta marcha, virtual en su 25ª edición, fue elegida para evocar los asesinatos de cuatro uruguayos: el senador Zelmar Michelini, el diputado Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaw, perpetrados en Buenos Aires en 1976.