“Una gran payasada”, así calificó Correa el llamado a juicio en su contra

La jueza ecuatoriana Daniella Camacho llamó a juicio al expresidente Rafael Correa, al exvicepresidente Jorge Glas y a otras veinte personas por el caso que investiga la supuesta financiación ilegal del movimiento político oficialista durante la gestión anterior. Correa calificó la acusación en su contra como una “gran payasada” e insistió en que es víctima de una “persecución” judicial y política “fruto de la traición de (el actual presidente de Ecuador, Lenín) Moreno y la cooptación de la justicia”.

En su perfil de Twitter, el exmandatario, residente en Bélgica, aseguró que “todo el caso ‘Soborno’ es una gran payasada”.

El llamamiento a juicio también afectó a otros exfuncionarios, como Vinicio Alvarado, Alexis Mera y Walter Solis, entre otros, mientras sobreseyó a tres personas, entre ellas María Augusta Enríquez, una exasesora de Alvarado.

Durante la audiencia, la jueza también llamó fuertemente la atención a la Fiscalía General del Estado por la “formulación desordenada” de la acusación, lo que habría complicado el análisis jurídico del caso.

Correa, que reside desde 2017 en Bélgica, defendió su inocencia en los casos de supuesta corrupción en los que resultó salpicado, y adujo que las acusaciones obedecen a una presunta persecución de sus enemigos políticos, especialmente de su sucesor, el actual mandatario Lenín Moreno.

La Fiscalía había presentado 837 pruebas para sustentar su acusación durante los once días que duró la audiencia previa al juicio, a las que se sumaron los argumentos presentados por la Procuraduría General del Estado como acusación particular. Según la Fiscalía, los sobornos realizados durante el período que abarca el caso superan los 7,5 millones de dólares.