Una expedición para recabar información sobre las misteriosas iguanas rosadas de Galápagos

Un grupo de científicos y guardaparques realizan una expedición de 10 días para aprender más sobre la población de iguanas rosadas, una especie endémica del volcán Wolf, en el Pacífico ecuatoriano. El objetivo concreto es llevar adelante un censo integral de estos reptiles, que fueron halladas en 2009 y habitan exclusivamente un área de 25 kilómetros cuadrados.

Algunos monitoreos realizados a la especie sugieren que podría haber unos 350 ejemplares. Sin embargo, hasta el momento “no se descubrieron juveniles”, según explicó Washington Tapia, director de conservación de la oenegé estadounidense Galapagos Conservancy, que junto con el Parque Nacional Galápagos organizó la expedición.

Su plan es “tratar de entender el estado real de esta población” de iguanas para “diseñar un plan de acción para el manejo de esta especie”, apuntó Tapia, quien aclaró que los científicos también buscarán “tortugas híbridas de interés para la conservación”.

El año pasado, otro equipo de investigadores halló en el volcán Wolf una hembra con alta carga genética de la especie Chelonoidis abingdonii, una variedad de tortuga gigante considerada extinta en la isla Pinta y a la que pertenecía el emblemático Solitario George, que murió en 2012 tras negarse a aparearse en cautiverio con hembras de subespecies relacionadas.

El PNG calcula que en ese volcán hay entre 10.000 y 12.000 tortugas en una superficie de 600 kilómetros cuadrados.

Galápagos, ubicado a 1.000 km de la costa de Ecuador, inspiró la teoría de la evolución de las especies de Charles Darwin y fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad y reserva de la biosfera por su flora y fauna únicas en el mundo.