Una avalancha de lodo arrasó con los Andes de Perú

Un alud de grandes dimensiones avanzó el fin de semana con todo a su paso por varios municipios de las regiones de los Andes, donde se registraron al menos 11 personas muertas y 18000 damnificados de acuerdo al presidente de Perú, Martín Vizcarra. Las zonas más afectadas fueron Moquegua y Tacna, lugares en los que ya se decretó el estado de emergencia y se garantizó el despliegue de mil soldados para ayudar a las personas perjudicadas.

La ola de lodo y piedras dañó cientos de casas y dejó aislada a la región sureña por la caída de un puente en la ruta Panamericana. Quedaron también completamente destruidos centros de salud, algunas instituciones educativas, así como también una comisaría.

El cuerpo del niño de cuatro años fue recuperado hoy tras el paso de la avalancha por el poblado de Mirave, de unos 5.000 habitantes y próximo a la ciudad de Tacna. “Mirave es un pequeño pueblo que ha sido arrasado completamente”, aseguró Vizcarra este domingo a la televisión, tras visitar la aldea en la que todos los habitantes perdieron sus viviendas.

“Son aproximadamente 2.000 personas que vivían en Mirave” en precarias casas levantadas “en el centro de una quebrada” por donde corren las torrentosas aguas cuando caen de las montañas, agregó el mandatario.

Otro niño de 12 años falleció en el municipio Ubinas al tratar de salvar a un hermano arrastrado por el desborde del río Moquegua, en la región homónima. “Era el más estudioso y destacado de todos mis hijos. Todos sus profesores siempre me felicitaban”, dijo a periodistas su desconsolado padre, Rubén Quicos.

Además de los niños de Mirave y Ubinas, cinco personas fallecieron en los últimos días en dos aludes en Arequipa: dos hombres y una adolescente en el poblado de Aplao y dos mineros en un socavón de Río Grande, según el balance oficial.

Estas víctimas se suman a los cuatro miembros de una familia (un padre y sus tres hijas pequeñas) que perecieron hace 10 días al derrumbarse un cerro sobre su casa en el poblado de Suchimán, en la región de Ancash, 400 km al norte de Lima.