Un tercio de los brasileños no llega a cubrir la alimentación diaria de su familia

Según una encuesta divulgada recientemente, la crisis económica se agrava en Brasil al punto de que un tercio de los brasileños reconoció que no puede comprar alimentos suficientes para cubrir la alimentación diaria de su familia. 

El informe elaborado por el instituto demoscópico Datafolha, y publicado en el Folha de Sao Paulo, sostiene que el 67 por ciento de los brasileños debió modificar en los últimos meses sus hábitos de compra por falta de poder adquisitivo para adquirir alimentos. La encuesta fue realizada en 183 ciudades entre mayores de 16 años.

Según Datafolha, en mayo no lograba tener comida suficiente el 26%, pero en julio ese número ascendió a 33%.

La mayor parte de quienes no pueden alimentarse correctamente por falta de dinero son familias con ingresos menores a los dos salarios mínimos, el equivalente a 400 dólares.

La encuesta indicó también que de los votantes del líder opositor y expresidente Luiz Inácio Lula da SIlva en las elecciones del 2 de octubre, el 46% tiene insuficiencia alimentaria en sus hogares.

En este universo, apenas el 12% de quienes no puede adquirir alimentos dice que votará por la reelección del presidente Jair Bolsonaro.

Inflación y aumento de los precios de los alimentos

La inflación de alimentos se disparó en Brasil desde 2021, llevando por ejemplo al litro de leche a valer casi 2 dólares, un aumento del 41% en menos de 10 meses.

Debido a la suba de los alimentos -en Brasil el gobierno eliminó toda negociación paritaria desde 2019- 33 millones de personas pasan hambre en el país, según divulgó en junio la Red sobre Inseguridad Alimentaria en el Contexto de la Pandemia.

El 56% de los electores indicó que el plan social Auxilio Brasil que paga el gobierno es insuficiente. El Congreso aprobó una ley para elevar de 75 a 120 dólares el auxilio hasta fin de año, en una maniobra del gobierno de Jair Bolsonaro antes de las elecciones.

El 61% de los encuestados, según Datafolha, indicó que el principal objetivo del aumento de la ayuda social tuvo como objetivo “ganar votos por parte del presidente” Bolsonaro.

El Mapa del Hambre

Brasil regresó al Mapa del Hambre de la ONU en 2021 luego de haber salido en 2014 luego de una década de programas sociales que erradicaron la miseria extrema a más de 36 millones de personas.