“Un soldado y un cabo” para cerrar la Corte Suprema de Brasil

Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del candidato presidencial ultraderechista Jair Bolsonaro, afirmó que “un soldado y un cabo” es suficiente para cerrar la Corte Suprema de Brasil. La afirmación golpista del diputado federal más votado en las últimas elecciones se viralizó este fin de semana y llovieron las críticas. A pesar del perfil violento, machista y homofóbico, Bolsonaro sigue creciendo en las encuestas para la segunda vuelta.

“Si uno quiere cerrar el STF (Supremo Tribunal Federal), uno no manda un sheep, manda un soldado y un cabo. Sin desmerecer al soldado y al cabo”, respondió el hijo del candidato en una conferencia de prensa. Eduardo Bolsonaro se convirtió en el diputado federal más votado de la historia de Brasil tras las elecciones legislativas del 7 de octubre, en las que fue reelegido por el estado de Sao Paulo.

El video fue grabado el pasado 9 de julio durante una conferencia en una conferencia en la ciudad de Cascavel, en el estado de Paraná (sur), pero fue este domingo que comenzó a circular en redes sociales y en los medios de comunicación, generando una gran polémica.

El primero en condenar el comentario fue el candidato progresista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), quien se medirá con Jair Bolsonaro el 28 de octubre en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

“Esas personas son una milicia, no es un candidato a presidente, es un jefe de milicia, sus hijos son milicianos, son matones, es gente de quinta categoría, esa es la verdad”, expresó Haddad en una rueda de prensa en Sao Luis, en el estado de Maranhao (nordeste).

Por su parte, el capitán en la reserva del Ejército intentó defender a su hijo al decir que seguramente “alguien sacó de contexto” las declaraciones.

La presidenta del Tribunal Superior Electoral (TSE), la jueza Rosa Weber, que además es magistrada en el Tribunal Supremo, afirmó que “las instituciones están funcionando normalmente” y que “todos los jueces honran la toga y no se dejan intimidar con cualquier manifestación”.

El expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) subrayó que las declaraciones de Eduardo Bolsonaro “merecen repudio de los demócratas”. “Predica la acción directa, amenaza al STF. No apoyo chicanas contra los vencedores, pero estas cruzaron la línea, huelen a fascismo. Tienen mi repudio”, escribió el exmandatario en su perfil de Twitter.

La Presidencia de Brasil será definida en una segunda vuelta entre Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) y Haddad.

Según las últimas encuestas, Bolsonaro ganaría el balotaje con un 59 por ciento de los votos frente al 41 que obtendría Haddad, heredero político de Lula, del Partido de los Trabajadores.