Un obispo católico junto a las autodefensas

La iglesia católica viene levantando su voz contra el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto por el tema de la violencia en Michoacán. Esta vez un obispo lo acusó de no interesarse por resolver el problema, montando un simulacro de lucha contra el narcótráfico, con el cual se encuentra comprometido, mientras su verdadero propósito es poner los recursos energéticos en manos extranjeras. Así justificó el surgimiento de las autodefensas por tratarse de una reacción espontanea del pueblo frente a la corrupción oficial y la impunidad de los criminales. 

La iglesia católica justifica el origen de las autodefensasShaila Rosagel – Sin Embargo (México)
“Lo que estamos viendo es la manifestación de un país sin estructura, donde el nuevo gobierno entró, no a resolver estos problemas, entraron a poner los energéticos en manos de los extranjeros, a servirse el plato grande. Esa es la carencia de la verdadera vocación política que tenemos en nuestros gobernantes, la falta de visión y prevención”, dijo el obispo de Saltillo, Raúl Vera López durante la presentación del documental “¿Justicia injusta o justicia justa?”, que trata del origen de la policía comunitaria de la Montaña de Guerrero, presentado en la Universidad Iberoamericana.

Raúl Vera participó en el documental y aseguró que el origen de las autodefensas y comunitarios es legítimo, debido a que “no les quedó de otra”, ante la corrupción e impunidad que priva en sus comunidades. El obispo fue más allá: la estrategia de Peña Nieto para poner orden en Michoacán es una “simulación”, pues al gobierno priista solo le importa poner a la venta al país.

“Las autodefensas, sinceramente es una reacción espontánea del pueblo ante la ausencia de la obligación de la estructura política de implantar la justicia y el derecho. Este país en lugar de ir para adelante, va para atrás. Están interesadísimos en vender todo lo que puedan vender, no les interesa defender nuestra vida y nuestra integridad”, dijo.

Para Vera, es la clase política la que permitió que el crimen organizado se infiltrara en las instituciones, empezando por las alcaldías, donde financian las campañas de los presidentes municipales y concluyendo con la elección para Presidente de la República, donde fue electo Peña Nieto.

“No se ha explicado aún la elección pasada: el dinero de Monex, las empresas fantasmas por donde pasó el dinero, donde los directores eran obreros, porqué no dicen de esas camionetas con equipo profesional con logos de Televisa, que durante dos años antes de que fueran las elecciones, estuvieron lavando dinero y pasando droga. En manos de quién estamos”, dijo.

El sacerdote católico indicó que en Michoacán no existe una estrategia y que las amenazas de Los Caballeros Templarios hacia representantes de la iglesia católica, como el atentado frustrado del vicario en la entidad, Gregorio López Gerónimo, es una prueba de que la violencia se expande y “alcanza a todos”.

“Eso significa que la mancha no solo se quedará en Michoacán y mancha se extenderá a Coahuila y cada día serán más los ciudadanos afectados y nosotros no somos la excepción. Mientras exista la ausencia de una procuración de justicia, y mientras la lucha contra el narcotráfico sea una simulación, no se van arreglar las cosas”, dijo. El obispo prosiguió: ” Para poder vencerlo, se requiere quitarles el dinero, decomisarles sus riquezas, quitarles las armas, detener a los sicarios y remover a los políticos que los apoyan”.

 

Leer artículo completo aquí