Un muerto y varios heridos en una protesta estudiantil

Un manifestante falleció ayer dentro de la Universidad del Valle en medio de una protesta convocada por las organizaciones universitarias para repudiar la reciente muerte de Jhonatan Landines, un estudiante de la institución que falleció días atrás durante una marcha indígena.

El miércoles por la mañana se produjeron enfrentamientos en el campus de la Universidad del Valle entre encapuchados y el Escuadrón Móvil Anti Disturibios (ESMAD). Un estallido causó sorpresa por la tarde. De acuerdo a la Policía, un hombre falleció en ese momento por manipulación de explosivos, aunque la comunidad universitaria aún se cuestiona las circunstancias en las que ocurrieron los hechos.

Según las autoridades, en el interior de la universidad estalló, al parecer, una ‘papa bomba’, un explosivo de fabricación casera. “La persona murió al parecer por manipulación de explosivos. Hay al menos 6 heridos», escribió en Twitter el secretario de Seguridad de Cali, Andrés Villamizar. Además, aseguró que hubo ataques con explosivos y armas de fuego contra un colectivo escolar y un helicóptero de la policía.

Los estudiantes, sin embargo, no mantienen la misma versión. “En medio de los choques, sonó una explosión al interior de la universidad y nos dimos cuenta que varios compañeros habían quedado heridos. Los hechos fueron muy confusos ya que en ese momento al parecer sobrevolaba la zona de la explosión un dron de la policía”, relató un representante de la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior en la universidad.

El joven fallecido fue identificado como Jhonny Rodríguez, quien había estudiado Derecho en la universidad Santiago de Cali hasta 2013 y también estuvo matriculado en La Universidad del Valle. Además, dos jóvenes, que estarían en la protesta, salieron lesionados, uno en la cara y la manos; el otro, en abdomen.

Por su parte, el hospital Valle del Lili emitió un comunicado en el que confirmó la atención a dos pacientes heridos en la manifestación, de 24 y 26 años, ambos con «compromiso severo» en distintas partes del cuerpo por «manipulación de artefacto explosivo».

La manifestación se había organizado en rechazo de la muerte de Landines, el estudiante de arquitectura que murió el 21 de marzo en la explosión del resguardo indígena en La Delfina, Dagua.

Landines acompañaba el reclamo de la comunidad indígenas, que piden la adjudicación de tierras, el cese de la violencia contra sus líderes, así como la concreción de reformas rurales derivadas del pacto de paz con la exguerrilla FARC.