Un militar colombiano mató a dos adolescentes en un control policial

La comunidad del municipio de San Agustín en el departamento del Huila, Colombia, denunció el asesinato de dos chicos de 14 y 16 años durante un operativo para controlar el cumplimiento de las restricciones impuestas por la pandemia. Ya en la mira por las recurrentes polémicas por el abuso de la fuerza, el Ministerio de Defensa alegó que los adolescentes estaban incumpliendo las medidas contra el coronavirus y que quisieron “eludir a las autoridades”. 

De acuerdo a la investigación preliminar, los adolescentes identificados como Joselino Iruá y  Emerson Alejandro Dussán se trasladaban en una motocicleta cuando fueron abordados por militares del Batallón de Infantería No 27 Magdalena, quienes dispararon a los chicos en la zona abdominal.

El Ejército emitió un comunicado en el que aseguró que uno de los militares “accionó su arma de dotación” contra los adolescentes luego de que ellos abordaran “una motocicleta para eludir a las autoridades” que el domingo por la noche vigilaban el cumplimiento de las medidas impuestas contra la Covid-19. 

Además, agregó que los chicos “se encontraban reunidos desatendiendo las medidas restrictivas de reuniones sociales y consumiendo bebidas alcohólicas” en una cantina. 

La institución, no obstante, aclaró que el militar actuó por una “decisión individual” y lo definió como “presunto responsable” por el caso. El uniformado “fue puesto a disposición de la autoridad competente para adelantar las investigaciones de rigor que permitan el esclarecimiento de estos dolorosos hechos”, indicaron. 

A través de la red social Twitter, la presidenta del Movimiento Mais, Martha Peralta Epieyú, compartió un video sensible en el que muestra a la comunidad socorriendo a las víctimas tras los disparos. Los jóvenes fueron trasladados al hospital Arsenio Repiso de San Agustín y al hospital del municipio de Pitalito, donde habrían fallecido a causa del impacto de bala. 

Por su parte, el Comité Permanente para los Derechos Humanos repudió los asesinatos. “Es claro que no existe ninguna justificación legal ni ética para sustentar este crimen de estado que acabó con la vida de unos niños que ante la ley solo infringieron una norma de tránsito”, destacaron.

Las fuerzas de seguridad, de polémica en polémica 

La fuerza pública colombiana estuvo envuelta recientemente en varias polémicas por el abuso de fuerza.

El 9 de septiembre dos policías fueron grabados mientras le propinaban un brutal castigo con una picana a un hombre de 43 años que murió posteriormente.

El hecho detonó una serie de violentas protestas contra puestos policiales de Bogotá y sus alrededores. 13 personas murieron por disparos en medio de las protestas. Al menos 35 efectivos están siendo investigados por disparar contra los manifestantes.     

El 24 de septiembre, una mujer transexual que se desplazaba con su pareja en un vehículo murió por un disparo de un militar que realizaba “labores de control” en el departamento de Cauca (sur).

En ese marco, el Ministerio de Defensa anunció que someterá a los batallones del ejército a un “reentrenamiento especial” enfocado en el “uso de las armas en el marco de los derechos humanos”.