Un mes de protestas contra Duque por más y mejor educación

Universitarios, indígenas y sindicalistas coronaron un mes de manifestaciones contra el gobierno de Iván Duque para exigir mayor inversión en la universidad pública y protestar contra la reforma tributaria que impulsa el oficialismo. Como en las últimas marchas, la Policía reprimió y detuvo a los estudiantes.

Las movilizaciones contra el “abandono estatal” se llevaron a cabo en varios puntos de Colombia, aunque el descontento social tuvo como epicentro el norte de Bogotá, donde la policía reprimió con gases lacrimógenos a los estudiantes que obstaculizaban el tráfico del servicio de transporte masivo Transmilenio. Según las autoridades, cerca de 14.000 personas se movilizaron en Bogotá, con un balance final de 35 detenidos, de los cuales 14 ya se encuentran en proceso de judicialización.

“Vamos a seguir escalando el mecanismo de presión para obligar al gobierno a que responda a nuestras necesidades”, señaló Cristian Cardozo, de la Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (Uness).

Los estudiantes, que desde hace semanas protestan, piden al Gobierno más presupuesto para las universidades públicas, porque según cifras de expertos la educación superior en el país tiene un déficit de 3,2 billones de pesos (unos 1.000 millones de dólares) para su funcionamiento. Además, necesitan 15 billones de pesos (unos 4.700 millones de dólares) para mejorar su infraestructura.

“Hay un detrimento del presupuesto desde 1992 y ahora el déficit es histórico. En algunas universidades no hay ni presupuesto para terminar el semestre”, dijo la dirigente estudiantil Alejandra Romero. A pesar de que se ha triplicado el número de estudiantes (hoy son 650.000) en los últimos 26 años, los centros de formación reciben desde entonces el “mismo presupuesto”, por lo que “hay muchos edificios caídos, corte de becas y una planta de docente deficiente e inestable”, agregaron los líderes estudiantiles.

A las protestas se sumaron la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), entre otros, quienes están en contra de la reforma tributaria, llamada “Ley de Financiamiento”, radicada el pasado 31 de octubre ante el Congreso.

Los integrantes de estos sindicatos exigen al Gobierno que retire la iniciativa de gravar con el IVA del 19 % a la mayoría de productos de la cesta básica.