Un fallo por la igualdad: la Corte exigió que admitan a una nena en un torneo de fútbol

La Corte Constitucional de Colombia ordenó a los organizadores de un torneo de fútbol infantil admitir a una nena de once años en un campeonato de fútbol del que había sido expulsada por su género. El tribunal determinó que las entidades organizadoras del torneo “revelaron una postura sexista y discriminatoria frente a la práctica del deporte” al no dejarla participar ni a ella ni a su equipo en la competencia.

María Paz Mora, de 11 años, era la arquera del club Dinhos en el torneo Pony Fútbol de 2018. La nena jugó tres partidos, pero después los organizadores del campeonato amateur la expulsaron al equipo por su supuesta «actuación irregular». ¿Cuál fue la falta de María Paz? Ser la única nena en un equipo de chicos varones.

Álvaro Mora Ríos, padre de la nena, introdujo un recurso en contra de la Liga Pony Fútbol para que la admitieran nuevamente al conjunto Dinhos, donde su hija participa desde los tres años.

Tras pasar por varias instancias legales, el caso llegó a la Corte, que determinó que se vulneraron los derechos de la niña y del resto de los jugadores de Dinhos.

En su defensa, los demandados alegaron que en el torneo no estaba permitido la conformación de equipos mixtos y que «la FIFA lo prohíbe». Igualmente, dijeron que el equipo de María Paz «incluyó a la niña en su nómina de jugadores bajo una interpretación errada del reglamento del torneo».

Sin embargo, la Corte constató que esa justificación «no era cierta». «Por el contrario, se encontró que este organismo internacional estima positiva la integración y promueve la práctica del deporte del fútbol de manera conjunta entre niñas y niños», dice el fallo.

La postura de la Corte se basa en que este tipo de actos reproduce estereotipos culturales que presuponen la segregación fundada en el género y que resulta contraria a la dignidad humana y al derecho a la igualdad entre mujeres y hombres que predica la Constitución.

La sentencia añadió que la decisión de sancionar y excluir al equipo de la niña de la competencia «cercenó el derecho fundamental a la recreación y al deporte de ella y de los infantes que conformaban dicho conjunto” porque eliminó arbitrariamente “sus posibilidades de continuar potenciando sus habilidades y destrezas”.

Para restablecer los derechos de los niños se ordenó a los organizadoras realizar una declaración pública conjunta en la inauguración y clausura del torneo de este año en la cual «reconozcan que la expulsión del equipo fue arbitraria y discriminatoria, y se comprometan a no volver a incurrir en esas conductas».

A su vez, se dispuso la inscripción y «admisión automática» del club en el campeonato de este año, con la posibilidad de que María Paz participe en el equipo, «si ella lo decide».