Un debate filoso centrado en Santos y Zuluaga

Colombia

A tres días de la realización de las elecciones presidenciales, que serán el domingo, los candidatos participaron de un debate público en el que los dos favoritos se hicieron todo tipo de acusaciones y terminaron con un apretón de manos. Más allá del aporte que pudo haber hecho esta discusión, es difícil que vaya a producir un cambio en la intención de voto del electorado. 

La Patilla

Semana (Colombia)

Por fin un breve gesto de paz en la campaña presidencial. Tras varias semanas de gravísimas acusaciones, fuertísimos ataques verbales y abogados penalistas de por medio, hubo unos segundos de tregua en los que incluso se firmó una paz simbólica entre los candidatos que puntean en las encuestas en vísperas de las elecciones de este domingo 25 de mayo: Juan Manuel Santos, de la Unidad Nacional, y Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático.

El llamativo guiño ocurrió en la noche de este jueves. Al finalizar el debate, y ante la inesperada solicitud de la periodista Vicky Dávila para que ambos hicieran las paces, el candidato-presidente no dudó, se quitó el pin blanco de la paloma de la paz que tenía en su solapa y se lo entregó a su contrincante. Zuluaga, por fracciones de segundo, no supo qué hacer, pero después se la recibió y le tendió la mano. Todo ante las miradas de Marta Lucía Ramírez, partido Conservador; Enrique Peñalosa, Alianza Verde; y Clara López, del Polo Democrático.

Así se bajó el telón al primer gran debate por televisión hecho por LA F.M., RCN La Radio, Noticias RCN y la revista SEMANA. La confrontación programática entre los candidatos fue transmitida por radio, televisión e internet y contó con la participación de cuatro periodistas: Vicky Dávila, Yolanda Ruiz, Luz María Sierra y Rodrigo Pardo, quien además moderó el debate.

“Santos como Zuluaga se retaron mutuamente a decir ‘la verdad al país’ sobre los escándalos en sus respectivas campañas”

Este gesto de paz tuvo como antecedente un rifirrafe entre Santos y Zuluaga. En el primer segmento del debate tanto Santos como Zuluaga se retaron mutuamente a decir “la verdad al país” sobre los escándalos en sus respectivas campañas.

La Silla vacía (Colombia)

Ayer por fin el presidente Santos fue a un debate en el canal RCN con los otros candidatos a la Casa de Nariño. Fue el primero en el que asistieron todos y en una de las cadenas de mayor audiencia. Aunque fue interesante oírlos a todos al tiempo y los periodistas demostraron una total imparcialidad, es probable que el debate cambie muy poco la intención de voto.

Las estrategias de los candidatos a pocos días de las elecciones quedaron claras: Santos le apostó a ganarse a los antiuribistas de otros partidos con miras a la segunda vuelta siendo más agresivo que nunca frente al ex presidente Uribe; Óscar Iván Zuluaga, que tenía todas las de perder en el debate por el escándalo del hacker, se aferró a que el video de Semana fue manipulado para presentarse como víctima de una trampa, lo que le puede ayudar a afianzar los votos de los uribistas y a retener los suyos propios.

Por su parte, Peñalosa se presentó como la alternativa a Santos y Zuluaga con un discurso de ‘mano dura’ insistiendo cada vez que pudo en que se necesitaban más cárceles y al mismo tiempo rescatando postulados más de izquierda a favor de la igualdad y el medio ambiente.

“Aunque fue interesante oírlos a todos al tiempo y los periodistas demostraron una total imparcialidad, es probable que el debate cambie muy poco la intención de voto”

Marta Lucía Ramírez hizo preguntas muy buenas a los otros candidatos y reforzó su imagen de mujer conservadora y preocupada por los problemas más cotidianos de la gente y Clara López le siguió hablando sobre todo a la izquierda, aunque con posturas más moduladas para ganar adeptos en el centro, más cercana a la izquierda de Michelle Bachelet en Chile que a la de Nicolas Maduro en Venezuela. 

Una de las noticias que generó el debate es que Zuluaga dijo que aceptará los resultados de este domingo, despejando así las dudas que han generado algunos uribistas, incluyendo a Uribe, sobre un eventual desacatamiento. Zuluaga también fue en contravía de los intereses de su jefe político cuando dijo que no estaba de acuerdo con una reforma constitucional para que la reelección sea por más de una vez. 

BBC Mundo (Gran Bretaña)

El primer debate por televisión entre todos los candidatos a la Presidencia de Colombia, a tres días de las elecciones, empezó con duros ataques entre el actual presidente Juan Manuel Santos y su principal rival, Óscar Iván Zuluaga y terminó con un diplomático apretón de manos entre los dos.

Antes de ese apretón, Santos había llamado mentirosos al expresidente Álvaro Uribe y a Zuluaga, y éste había insistido en la acusación de la supuesta entrada de dineros de la mafia a la campaña del actual presidente en 2010.

Santos, que busca su reelección por otros cuatro años, afirmó que a su primera campaña “no entró un solo peso del narcotráfico”.

“El señor Uribe no ha entregado pruebas. Son acusaciones sin fundamento. No puede presentar pruebas, porque no existen. Lo hemos emplazado en todas las formas. Fue a lustrarse los zapatos a la Fiscalía. Esa es una ofensa a la justicia colombiana. Es descarado y cínico decir e insistir en esa acusación sin las pruebas”, añadió Santos.

“El enfrentamiento también corrió por cuenta del proceso de paz con las FARC. Zuluaga dijo que lo replanteará si gana la Presidencia y Santos lo defendió como un anhelo de todos los colombianos”

A su turno, Zuluaga, que es candidato por el Centro Democrático, insistió en que es un montaje el video donde él aparece con un hacker y se habla de planes para atacar la campaña de Santos y el proceso de paz con la guerrilla de las FARC.

“Serénese”

Santos acusó a Zuluaga de ser una especie de títere de Uribe y el candidato opositor se molestó visiblemente. “Serénese, doctor Zuluaga. Le está aprendiendo las mañas a su jefe”, sostuvo el presidente que aspira a la reelección.

Zuluaga la replicó con un “a mí me respeta”, lo que a muchos televidentes les recordó las reacciones de Uribe.

Cuando a Santos le preguntaron si él había traicionado a Uribe al llegar al gobierno hace cuatro años, respondió: “Traicioné la corrupción, el amiguismo con los paramilitares y las chuzadas (interceptaciones ilegales)”.

Una de las cuatro periodistas que estaba en el debate le preguntó a Santos por qué ahora trata de mentiroso a Uribe si llegó al poder con su apoyo. El presidente respondió: “He venido a descubrir cosas que nunca me hubiera imaginado que fuera capaz de hacer, como conspirar contra la paz. Se está volviendo un mentiroso compulsivo. Está irrespetando las instituciones”.

El enfrentamiento también corrió por cuenta del proceso de paz con las FARC. Zuluaga dijo que lo replanteará si gana la Presidencia y Santos lo defendió como un anhelo de todos los colombianos.

Los otros candidatos, Marta Lucía Ramírez, del Partido Conservador; Enrique Peñalosa, de la Alianza Verde; y Clara López, del Polo Democrático, aprovecharon para fijar distancias con el enfrentamiento.

 

Leer artículo completo de Semana aquí

Leer artículo completo de La Silla Vacía aquí

Leer artículo completo de la BBC Mundo aquí