Un concejal le vació un vaso de agua en la cara al alcalde de Quito en pleno discurso

El extenso conflicto que atraviesa Quito por los cuestionamientos a su alcalde, Jorge Yunda, repuesto en el cargo por decisión judicial, sumó un insólito episodio cuando, en medio de un discurso, un concejal le tiró un vaso de agua en la cara.

Yunda daba su discurso en el Concejo Metropolitano por el aniversario del Primer Grito de la Independencia, cuando el concejal Fernando Morales se paró y le tiró el agua en la cara. “Como Patria, este 10 de agosto es el motivo para recordar cómo se ofrendaba la vida para que nosotros podamos tener la libertad, decía Yunda en ese momento.

Morales, del bloque La Concertación, lo interrumpió: “Sinvergüenza, renuncia. Ten decencia, sinvergüenza. Quito no merece lo que están haciendo, tú y tu familia. Familia de pillos”, le gritó, en medio de la sorpresa de sus pares y de la Policía.

Removido por corrupción, repuesto por la Justicia

Yunda había sido removido del cargo y acusado de corrupción, en una decisión confirmada por el Tribunal Contencioso Electoral (TCE), pero la justicia ordinaria lo repuso. “Son las amenazas que siempre tenemos: la violencia, el ataque; ya no tienen respuestas, ya no tienen razones. A eso nos enfrentamos”, dijo Yunda más tarde.

Lejos de disculparse, Morales lamentó que el alcalde y su equipo gobernaron Quito “como si fuera una hacienda, y viene hablar de próceres, de cambio”.

“Debe retirarse, debe renunciar porque lo más probable es que vaya preso por todos los actos que ha cometido. He hecho lo que cualquier quiteño hubiera hecho: su familia dirigiendo el municipio, su familia feriándose los recursos. El agua es una muestra de pureza, de limpieza: el municipio de Quito debe ser limpiado de manera inmediata”, remarcó.

Mientras, Santiago Guarderas, nombrado alcalde interino mientras Yunda estuvo fuera del cargo, hizo hoy una presentación ante la Corte Constitucional en busca de una salida al conflicto legal en el municipio, donde hay dos sentencias contrapuestas: una de la Corte Provincial que dejó sin efecto la remoción y la otra emitida por el Tribunal Contencioso Electoral, que la avaló.

En otro acto, pero también por los 212 años del Primer Grito de Independencia, el presidente Guillermo Lasso señaló que “el calificativo Quito, luz de América, pertenece a este pueblo noble y rebelde que no merece lo que hoy sucede en el municipio de la ciudad”.

Para Lasso, la crisis institucional que vive la capital “tampoco lo merecemos los ecuatorianos, porque Quito es la capital de cada habitante de este país”.