Un bloqueo más duro contra Cuba: Estados Unidos ejecutó la Ley Helms-Burton en su totalidad y empezaron las denuncias

En medio de las amenazas de Donald Trump hacia Cuba por Venezuela, Estados Unidos activó finalmente los títulos III y IV de la Ley Helms Burton, que amplían el bloqueo económico, comercial y financiero que el país mantiene con la isla desde hace más de cuatro décadas. Las medida, duramente cuestionada por la Unión Europea, permite reclamar ante cortes estadounidenses propiedades en la isla que fueron expropiadas tras la revolución cubana. Ya se registraron las primeras demandas.

Luego de actualizar a 219 el número de entidades en Cuba con las que sus ciudadanos tienen prohibido comerciar, Estados Unidos endureció el bloqueo, tal como había prometido Trump durante el frustrado alzamiento en Venezuela. “A Cuba le espera un embargo muy duro si sigue apoyando a Maduro”, había advertido días atrás el mandatario.

En rigor, la activación fue anunciada el 17 de abril, pero ya desde entonces Washington justificaba sus acciones debido a la falta de “libertades fundamentales” en la isla, según un tuit de su embajada en La Habana. También rechazaba el respaldo que Cuba otorga a Maduro en Venezuela, a quien Trump busca apartar del poder.

A un día de su entrada en vigencia, ya se agolpan las demandas contra las empresas. El primer blanco fue la compañía de cruceros Carnival Cruise Lines, con sede en el sureño estado norteamericano de la Florida, a la que se le interpusieron dos acciones legales. Uno de los demandantes es Javier García Bengochea, identificado en el documento como propietario del puerto de la oriental provincia de Santiago de Cuba. La otra demanda está presentada a nombre de Havana Docks Corporation, una compañía que dice ser ‘propietaria legítima de ciertos bienes inmuebles comerciales’ en el Puerto de La Habana, la cual pertenece a Mickael Behn.

En ese marco, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, denunció que la ley tiene como propósito impedir el desarrollo de la isla, atacar su soberanía y destruir la revolución cubana. “La aplicación de la Helms-Burton no detendrá la marcha de los cubanos”, escribió el mandatario en Twitter, junto a un dibujo de un hombre con una bandera cubana que tiene como mástil un rifle. “Aquí no hay miedo ni a Burton ni a Bolton”, se lee al costado.

La Unión Europea también criticó duramente las sanciones, teniendo en cuenta que en la lista de empresas que podrían ser afectadas se encuentran grandes compañías europeas. La titular, Federica Mogherini, advirtió que la aplicación “supone una violación de los compromisos asumidos en los acuerdos UE-EEUU de 1997 y 1998.

“La UE considera que la aplicación extraterritorial de medidas restrictivas unilaterales contraviene el Derecho internacional y recurrirá a todas las medidas adecuadas para abordar las consecuencias de la aplicación de la Ley Helms-Burton, incluidos sus derechos en la OMC y el uso del estatuto de bloqueo de la UE”, agregó. Mogherini.