Un balance positivo para América Latina y El Caribe

Al final del año la región recibió una bocanada de aire, después de la enfermedad y meurte de Hugo Chávez. Su partido renovó votos en las urnas; Chile, con Michelle Bachelet, se alejará de Alianza Pacífico, y la reunión ALBA-Petrocaribe consolida la gran zona económica.

El 2013 comenzó con un golpe que sacudió a la región, principalmente a aquellas naciones que encararon un proyecto latinoamericanista. La enfermedad y la muerte de Hugo Chávez. Pero al final del año su partido renovó votos en las urnas. Junto a ello, Chile retornará a la alianza regional tras la elección de Bachelet. En tanto el ALBA-Petrocaribe busca crear una gran zona económica contra la pobreza.

Ángel Guerra Cabrera – La Jornada (México)

“Dos elecciones y una importante reunión han marcado en diciembre el rechazo de América Latina y el Caribe a las desastrosas políticas de libre mercado y la reafirmación de su voluntad de unidad e integración continental”, dice el autor, quien deplora “la insólita privatización del petróleo en México” que considera “lleva a este importante país en dirección contraria” a la de la región.
Destaca como “muy alentador que en América del Sur, el Caribe y Centroamérica continúen soplando con fuerza los vientos de cambio acelerados con la elección de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela (1998), previamente desatados por las vigorosas movilizaciones antineoliberales que desde la década de los 80 recorrieron el continente del Río Bravo a la Patagonia”.
“De los hechos mencionados al inicio de estas líneas, sin duda el más relevante por su enorme trascendencia estratégica, es la clara victoria electoral del chavismo en las elecciones municipales venezolanas del 8 de diciembre. Para medir su alcance basta recordar el gigantesco ejército mediático, conspirativo y desestabilizador desplegado por Estados Unidos, la contrarrevolución local y las fuerzas reaccionarias del continente, con particular apoyo de las españolas, para impedir ese desenlace”, expresa.
Remarca que “los otros comicios importantes son los chilenos del domingo pasado donde el pinochetismo recibió un duro golpe y fue propiciada la elección de Michelle Bachelet, por el gran movimiento estudiantil a favor de una educación pública, gratuita y universal así como otras luchas populares”.
Considera que “de Bachelet cabría esperar un gobierno que se aleje de la Alianza del Pacífico, caballo de Troya contra la integración regional no subordinada a Washington, y un acercamiento al Mercosur y a Unasur”.
Y elogia el cierre del 2013 con la Cumbre Extraordinaria Alba-Petrocaribe “cuyo objetivo principal es la creación de una gran zona económica con los países miembros que erradique el hambre y la pobreza y ha dejado abiertas las puertas para la incorporación a ella de Unasur”.

Leer artículo completo aquí