Un accidente cambia el panorama

Brasil

Una tragedia aérea frenó la campaña presidencial para los comicios del 5 de octubre y puede cambiar su rumbo. Eduardo Campos, quien figuraba tercero en las intenciones de voto, falleció junto a otras seis personas. El PSB deberá decidir si su compañera de fórmula, Marina Silva, será la postulante. En ese caso, Dilma Rousseff tendrá que modificar su estrategia en algunos aspectos.

Redacción – Brasil 247 (Brasil)

La muerte del candidato presidencial Eduardo Campos en un accidente aéreo conmovió el miércoles a Brasil y paralizó la campaña electoral del país hacia las elecciones del 5 de octubre, cuyo rumbo podrá cambiar completamente con la desaparición física del economista de 49 años que estaba colocado tercero en las encuestas de intención de voto.

La tragedia de Campos, que involucró también a otras seis personas que viajaban en un Cessna Citation GLS desde Río de Janeiro al balneario de Guarujá, en el estado de Sao Paulo, hizo que inmediatamente los candidatos Dilma Rousseff y el socialdemócrata Aécio Neves suspendieran sus actividades. El vicepresidente Michel Temer divulgó una nota lamentando la “tragedia”.

Se espera que la ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva, quien es candidata a vicepresidente por el Partido Socialista Brasileño (PSB) de Campos se convierta en la postulante presidencial de la agrupación.

“Se trata de la mayor tragedia política en una campaña electoral después de la redemocratización del país. ¿Qué ocurrirá ahora? Nadie sabe, ni el PSB. Mi pálpito es que Marina Silva será la candidata y eso puede traer un revuelo en la campaña”, dijo la periodista y analista política Tereza Cruvinel.

Además de Campos, murieron en el accidente aéreo el fotógrafo de su campaña Alexandre Gomes e Silva, su asesor de prensa Carlos Augusto Leal Filho, conocido como Carlos Percol, los miembros de su campaña Marcelo Lyra y Pedro Valadares Neto, y los pilotos Geraldo Cunha y Marcos Martins.

Maria Silva, como Eduardo Campos, fueron ministros durante parte de la administración que encabezó Luiz Inácio Lula da Silva. Ambos terminaron rompiendo con el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y Silva cosechó 20 millones de votos en el 2010, cuando enfrentó en los comicios generales a Dilma Rousseff, que resultó electa.

“Se trata de la mayor tragedia política en una campaña electoral después de la redemocratización del país. ¿Qué ocurrirá ahora? Nadie sabe, ni el PSB. Mi pálpito es que Marina Silva será la candidata y eso puede traer un revuelo en la campaña”

La aeronave que trasladaba a Campos cayó alredor de las 10.00 hora local. El Cessna 560XL, con licencia PR-AFA, tenía certificado de aeronavegabilidad e inspección anual de mantenimiento al día. Cuando se preparaba para aterrizar fue afectada por el mal tiempo.

Campos lideraba la Coalición Unidos por Brasil. Fue diputado estadual, federal, secretario de Gobierno y de Hacienda, ministro de Ciencia y Tecnología en el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y luego gobernador de Pernambuco por dos mandatos.

A los 49 años, Eduardo Henrique Accioly Campos, tal su nombre completo, competía por primera vez por el cargo más importante de la política brasileña.

Padre de cinco hijos, Campos incorporó a su fórmula a la ex ministra de Medio Ambiente, ex senadora y ex candidata presidencial Marina Silva, quien no había logrado crear su propia agrupación, por lo que llevó al PSB sus principios de sustentabilidad y defensa ambientalista.

Campos había propuesto reducir la meta de inflación oficial del actual 4,5% con un margen de tolerancia de dos puntos a un 3% como un paso para recuperar la confianza inversora en el país.

Era nieto del caudillo político de Pernambuco Miguel Arraes, quien sufrió persecución y exilio durante la dictadura que gobernó a Brasil entre 1964 y 1985. Por coincidencia, falleció un 13 de agosto, al igual que su abuelo.

Darío Pignotti – Página 12 (Argentina)

“Estoy tristísima”, declaró ayer Dilma Rousseff al anunciar tres días de duelo oficial y la suspensión por igual período de la campaña proselitista del PT.

En la noche del martes Campos concedió un reportaje póstumo a la cadena Globo cuando abogó por el fin de la era petista en el Palacio del Planalto, dado que “éste es un gobierno que llevó la vieja política al centro de la escena”, “traicionó” las esperanzas de quienes lo votaron y decepcionó a los inversores con una política económica que “cambia las reglas de juego cada día”.

Precisamente, dos de los columnistas orgánicos de la empresa Globo, Merval Pereira y Arnaldo Jabor, paladines de la oposición a Rousseff, opinaron ayer que Marina Silva debe asumir la candidatura presidencial vacante.

“En los corrillos políticos de Brasilia y San Pablo se especulaba ayer que la postulación de Silva es posible y conveniente para la oposición si quiere evitar un triunfo de Rousseff en la primera vuelta, pero la dirigente ambientalista enfrenta la resistencia de sectores del Partido Socialista”

Para ambos se impone el “realismo” de apostar en una dirigente, surgida en el PT y ex ministra de Medio Ambiente de Lula, capaz de arrebatarle electorado progresista a Dilma, como ya lo hizo en los comicios de 2010, cuando obtuvo 20 millones de votos como postulante del Partido Verde y obligó a un ballottage.

Se basan en un dato consolidado por todas las encuestas de opinión pública: Marina Silva siempre fue mucho más popular que Campos, al punto tal que su imagen ocupaba un sitio dominante en el marketing del candidato socialista. “Con la muerte de Campos cambió completamente la campaña electoral, cambió el escenario político brasileño, Marina (Silva) pasa a ser la figura central de esta tragedia y ganó un protagonismo natural, ella tiene que ser la indicada para la candidatura presidencial”, se entusiasmó Pereyra.

Discreta, Marina Silva evitó toda consideración electoral ayer al hablar ante la prensa en San Pablo, a donde viajó en auto luego de desistir de compartir el avión con Campos. “Aprendí a respetarlo, a admirarlo y a confiar en sus ideales de vida, la imagen que quiero guardar de él fue de nuestra despedida de ayer a la noche, lleno de alegría, de ilusiones, pido a Dios que pueda consolar a su familia”, afirmó la candidata a vice.

En los corrillos políticos de Brasilia y San Pablo se especulaba ayer que la postulación de Silva es posible y conveniente para la oposición si quiere evitar un triunfo de Rousseff en la primera vuelta, pero la dirigente ambientalista enfrenta la resistencia de sectores del Partido Socialista.

 

Leer artículo de Brasil 247 aquí

Leer artículo completo de Página 12 aquí