Ultraderechistas vandalizaron un monumento de niños víctimas de la dictadura

El Instituto Nacional de Derechos Humanos denunció que ultraderechistas vandalizaron “el Mirador de los Ángeles”, un memorial por las víctimas de la dictadura. Sobre los nombres de Rodrigo Palma Moraga y Jimmy Christie Bossy, niños de ocho y nueve años fusilados por una patrulla del Ejército en la víspera de la Navidad de 1973, apareció el distintivo símbolo de la “araña” de Patria y Libertad. El movimiento paramilitar se había erigido contra “las políticas marxistas” de Salvador Allende antes del golpe de Estado de Augusto Pinochet. 

“La memoria debe ser respetada y preservada”, enfatizó el INDH al publicar las imágenes del monumento con las pintadas, que se suma a hechos similares registrados durante las últimas semanas en Osorno, La Serena y Concepción.

Tal como señala en la página oficial del monumento en cuestión, tras su asesinato los cuerpos de los niños “fueron hechos desaparecer y cuatro años después, en 1977, otros niños que jugaban a elevar volantines, encontraron sus restos enterrados clandestinamente”

En los cuatro años que las familias emprendieron su búsqueda, los militares acosaron a los familiares de los niños, con la pretensión de que desistieran. La madre de Jimmy fue sacada de su casa en diversas ocasiones y llevada al Regimiento Arica de La Serena, comandado por Ariosto Lapostol, donde fue interrogada y torturada, para persuadirla de que ella asumiera la responsabilidad por la muerte de los niños.

Luego del hallazgo de los cuerpos, éstos fueron trasladados a Santiago, al Servicio Médico Legal, donde pasaron un año sin que se los devolvieran a los familiares. 

Ante la negativa a especificar la causa de la muerte, en 2002 se realizó una exhumación de los cuerpos, en una causa llevada por el juez Juan Guzmán, donde finalmente se comprobó que los niños fueron ejecutados por una patrulla del regimiento Arica que custodiaba los pozos de combustible, que escondieron los cadáveres mientras duró la pesquisa de la policía de investigaciones, y que posteriormente los enterraron de manera ilegal hasta su hallazgo en 1977.