Ultimátum: Trump cerrará la frontera si México no detiene la nueva caravana

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, adelantó que cerrará “total o parcialmente” la frontera con México la próxima semana si las autoridades mexicanas no detienen “inmediatamente” y por completo el flujo de inmigrantes ilegales. El mandatario mexicano, Andrés López Obrador, respondió que no se “enganchará” en una pelea con Trump y que su país no actúa “en base a amenazas”.

“Los demócratas nos han dejado con las leyes de inmigración más débiles del mundo entero. Las de México son las más restrictivas y ganan más de 100.000 millones al año a costa de Estados Unidos”, se quejó Trump con respecto a la política migratoria del país vecino.

El mandatario volvió a relacionar la inmigración con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN), modificado el año pasado sin grandes variaciones, y que según él, es un pacto en el que su país pierde en la balanza comercial.

“El Congreso debe cambiar ahora estas leyes, mientras México debe evitar que los ilegales entren en Estados Unidos. Si México no detiene inmediatamente toda la inmigración ilegal que entra en Estados Unidos a través de nuestra frontera sur, cerraré la frontera, o grandes secciones de la frontera, la próxima semana”, advirtió.

“A México no le costaría nada hacerlo, pero se limitan a coger nuestro dinero y ‘hablar’. Además, perdemos tanto dinero con ellos, en especial si le sumamos el narcotráfico, que el cierre de la frontera sería una buena idea”, evaluó el presidente, según las agencias DPA y Ansa.

Trump ya había lanzado ayer la posibilidad de cerrar la frontera tras acusar a México, una vez más, de quedarse de brazos cruzados contra la inmigración ilegal, ante la conformación de una nueva caravana de migrantes centroamericanos que podría sumar hasta 20.000 personas, “la caravana madre”.

“México no está haciendo nada para ayudar a frenar el flujo de migrantes ilegales hacia nuestro país. Hablan pero no hay acciones”, escribió ayer.

Funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos reconocieron que Washington está explorando la línea fronteriza para construir nuevas barreras físicas. Según explicaron, pequeños equipos de ingenieros y expertos, conformados por aproximadamente 10 miembros, están en el terreno en Yuma, Arizona y en la parte de Nuevo México del sector de El Paso, que también incluye a Texas, revisando los sitios.

Jay Field, vocero del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, confirmó después la presencia de los equipos en el terreno. Field aseguró que el eventual plan es instalar 17 kilómetros de vallas en Yuma y 74 kilómetros en El Paso. Cada evaluación debe tomar alrededor de siete días. La construcción podría comenzar a finales de mayo, si el Departamento de Seguridad Nacional emite exenciones ambientales, lo que a veces se hace para acelerar las tareas.

En México, López Obrador insistió en que su país quiere “ayudar, a colaborar, tener una buena relación con el gobierno de Estados Unidos”. “No vamos a polemizar sobre estos temas, no me voy a enganchar”, afirmó el Presidente. El mandatario instó a buscar una solución “al problema, al fenómeno migratorio, atendiendo las causas con crecimiento, con bienestar”.

El secretario de Relaciones Exteriores, Ebrard, replicó que México “no actúa con base en amenazas”, porque es “un gran vecino”. “Díganlo si no al millón y medio de estadounidenses que eligieron a nuestro país como hogar, la más grande comunidad de ese origen fuera de Estados Unidos. Para ellos también somos el mejor vecino que pudieron tener”, escribió en su cuenta de Twitter.