Uber en Colombia: cómo se “renovó” la empresa para volver con la prohibición

La plataforma Uber volvió a funcionar en Colombia, el primer país latinoamericano del que se había retirado por un fallo judicial en su contra. Dos semanas y media después de la resolución inédita en la región, la empresa confirmó que volverá a operar con cinco nuevos servicios y bajo un nuevo modelo de contrato, que elimina el concepto de “pasajeros y conductores”. El anuncio no fue recibido bien por los taxistas, que ya anunciaron una nueva huelga porque consideran que esos cambios son “cosméticos”.

Uber cerró sus operaciones el 31 de enero a raíz de una orden de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) por “competencia desleal” interpuesta por la compañía Cotech S.A, que presta servicios de telecomunicaciones a una empresa de taxis.

Tras apelar el fallo de primera instancia emitido el 20 de diciembre, Uber reapareció con un nuevo modelo que exige al usuario suscribir un contrato de 17 puntos para solicitar un servicio de transporte.

Según la compañía, el cambio de modelo busca ofrecer diversos servicios que “permitan que coexistan alternativas tradicionales y nuevas, incluidos taxis, para que todos tengan la oportunidad de aprovechar la tecnología para prestar un mejor servicio”.

Bajo este nuevo contrato, Uber actuaría como una plataforma intermediaria de contacto entre un particular que alquila momentáneamente un vehículo, con su conductor incluido, por horas o trayectos, a los que se puede acceder en cinco nuevos servicios: Uber por horas, UberYa, Uber Economic, Uber Comfort y Uber XL.

Las formas de referirse a los involucrados también cambiarán. Así, no hay más pasajeros o conductores, que ahora pasan a ser arrendatarios y arrendadores; y ya no hay más viajes porque ahora se trata de contratos de arrendamiento, con cada trayecto sirviendo como un contrato diferente.

Por otro lado, las responsabilidades del pasajero-arrendatario ahora serán mayores: además de comprometerse a devolver el vehículo “en las mismas condiciones en que lo recibió”, será corresponsable de accidentes o multas.

La reacción de los taxistas

Minutos después de conocerse que la plataforma está prestando sus servicios la reacción de los taxistas no se hizo esperar y convocaron un cese de actividades para el 16 de marzo. “El primer afectado con la llegada de Uber, no va a ser ni siquiera el taxista. El afectado es quien arrienda el vehículo”, subrayó Hugo Ospina, presidente de la Asociación de Propietarios y Conductores de Taxis (APTC) sobre las nuevas responsabilidades para el pasajero.

Por su parte, el viceministro de transporte, Juan Camilo Ostos, aseguró que el gobierno se enteró de la decisión de Uber a través de los medios de comunicación y que van a “analizar el marco regulatorio sobre el cual se está basando” la compañía para “iniciar nuevamente sus operaciones en Colombia”.

Después de que la SIC fallara a favor de los taxistas que demandaron a Uber, el proceso sigue en trámite en el Tribunal Superior de Bogotá y su resolución podría tardar entre uno y dos años. En medio de la disputa, la plataforma norteamericana anunció en febrero que someterá a Colombia a un arbitraje internacional por un perjuicio de 250 millones de dólares.