Twitter sancionó a Bolsonaro por llamar a romper la cuarentena

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, salió el domingo a las calles de Brasilia para alentar a los ciudadanos a que abandonaran la cuarentena por el coronavirus. Twitter le cerró temporariamente la cuenta por entender que los videos de esa actividad que publicó violan sus reglas.

Bolsonaro había posteado videos de él caminando por las calles de la capital y en los que se lo observa muy cerca de varias personas. Las recorridas del líder ultraderechista son un claro desafío a las medidas de distanciamiento social que impusieron los gobernadores de distintos estados y que su propio ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, había defendido

El presidente brasileño, que ya ha tildado al Covid-19 como una “gripecita”, repitió su teoría de que solo los ancianos y los enfermos deben estar recluidos.

También se adelantó a afirmar la efectividad del uso de cloroquina como tratamiento ante el virus, a pesar de que la droga que impulsa el infectólogo francés Didiere Raoult todavía está bajo investigación y testeo. Bolsonaro contradijo allí nuevamene a Mandetta, quien reafirmó que esa sustancia no es una “panacea” y se encuentra en las primeras etapas de estudio.

Tras el paseo, el mandatario publicó en redes sociales videos de su recorrida por las calles, interactuando y sacándose fotos con los vecinos de las localidades de Ceilândia y Taguatinga. “Tienes que trabajar. Brasil tiene que caminar, no puede parar, no”, le dijo a uno de sus interlocutores.

Por la noche, Twitter informó que la cuenta de Bolsonaro “permanecería bloqueada hasta que este tweet sea removido”, en alusión a esos videos. Luego, la cuenta quedó activa pero esos posteos aparecían bloqueados por la leyenda: “Este tweet ya no está disponible porque incumplió las reglas de Twitter”.

“Este tweet ya no está disponible porque incumplió las reglas de Twitter”, se lee debajo de los posteos de Bolsonaro.

La red social informó que recientemente aumentó las restricciones a diversas publicaciones “para cubrir el contenido que eventualmente vaya en contra de la información de salud pública dirigida por fuentes oficiales y que podría poner a las personas en mayor riesgo de transmitir Covid-19″.