Trump retoma las deportaciones masivas de inmigrantes en el Día de la Independencia

El presidente estadounidense Donald Trump recrudeció aún más su política de tolerancia cero hacia los inmigrantes. El mandatario confirmó que después del 4 de julio, Día de la Independencia, “mucha gente va a ser devuelta a sus países de orígen” y aumentó las partidas destinadas a las fuerzas de seguridad en la frontera en más de 4 millones de dólares. Tras el anuncio, hubo manifestaciones en Nueva York, San Francisco, Chicago y Los Ángeles, entre otras, frente a edificios del gobierno federal y oficinas de legisladores.

El 22 de junio Trump había suspendido las deportaciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos(ICE, por sus siglas en inglés) al exhortar al Congreso a que trabaje en “una solución”. Sin embargo, eligió ahora la emblemática fecha para retomar sus ataques contra los inmigrantes.

El presidente explicó que los agentes «los van a detener y llevar de vuelta» a sus países. “La gente que viene puede que esté aquí por un tiempo corto, pero van a irse, van a regresar a sus países. Se van a casa», reforzó el presidente, quien ayer firmó una partida de 4.600 millones de dólares en asistencia para los presupuestos de las distintas agencias federales que están saturadas por el flujo de miles de migrantes que llega cada semana a la frontera con México.

La frontera sur de Estados Unidos vive desde hace meses una oleada de migrantes sin precedentes en la última década, en su mayoría familias centroamericanas solicitantes de asilo.
Solo en mayo, Estados Unidos detuvo en su frontera sur a más de 132.000 inmigrantes, 30 % más que en abril y la mayor cifra registrada en un solo mes desde 2006.

La crisis fronteriza volvió a conmocionar al mundo la semana pasada al difundirse la foto de un padre migrante salvadoreño y su hija de dos años muertos ahogados a orillas del río Grande en Texas, al intentar cruzar de México a Estados Unidos. El mandatario, en ese momento había dicho que ambos seguirían vivos si el muro en la frontera estuviera completamente construido.

“Con un muro levantado, cosa que tendríamos que haber hecho por las malas, ese padre y su hermosa hija se habrían salvado. Habrían pensado que era demasiado difícil entrar aquí y no se habrían atrevido. Habríamos salvado muchas vidas”, declaró Trump, fuertemente repudiado.

El gobierno de Trump enfrenta crecientes críticas por su manejo de la problemática, sobre todo por la detención de niños y mujeres indocumentados en pésimas condiciones. Cinco chicos murieron desde el año pasado luego de haber sido detenidos por el gobierno en instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

Hoy, manifestantes en las principales ciudades del país exigieron el cierre de los «inhumanos» centros de detención de inmigrantes, que muchos califican de «campos de concentración», y que se cancelen la entrega de fondos al gobierno de Trump para evitar que continúe con sus duras políticas migratorias.

Doctores y abogados que visitaron esas instalaciones en semanas recientes relataron varios casos dramáticos en su presentación judicial en Texas, que elevó la presión sobre el gobierno para mejorar las condiciones de los niños migrantes.

En ese marco, la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Interior, el ente fiscalizador de la cartera, publicó un nuevo informe sobre las condiciones en estos centros de detención y advirtió: «Estamos preocupados porque el hacinamiento y las detenciones prolongadas representan un riesgo inmediato para la salud y seguridad de los agentes del departamento y para aquellos detenidos».

El informe incluye fotos en las que se ve como celdas de detención construidas para 41 detenidos tienen dentro a 71 personas, casi sin espacio para moverse y muchos de ellos con barbijos, según mostró el canal de noticias NBC.

Además, la oficina fiscalizadora denunció que más de 2.500 menores han estado detenidos solos, lejos de sus familias, por más de tres días, el plazo permitido por la Justicia. Alrededor de 50 niños menores de 7 años pasaron más de dos semanas en esas celdas abarrotadas de gente.

Hoy también el congresista texano Joaquín Castro difundió un video y fotos de mujeres inmigrantes detenidas en un centro de su estado y dijo que lo hacía para que la gente pudiera entender mejor las «horribles» condiciones en que se recluye a indocumentados.