Tregua para Duque: el Comité de Paro suspende las movilizaciones y bloqueos hasta el 20 de julio

El Comité Nacional de Paro de Colombia, el colectivo que agrupa a organizaciones sociales, gremiales, indígenas y políticas, y que convocó a las manifestaciones masivas desde el 28 de abril, anunció que suspendería de manera temporal las movilizaciones y bloqueos, por lo menos hasta el 20 de julio. 

“Vamos a hacer una interrupción temporal de las movilizaciones recurrentes que hemos venido haciendo los miércoles en todo el país”, dijo a Blu Radio Francisco Maltés, uno de los voceros de la organización que no representa a todos los sectores inconformes.

Para el 20 de julio, el Comité convocó a un concierto y una “gran movilización” en el Congreso “para entregar proyectos de ley”, informó Maltés, también presidente de la Central Unitaria de Trabajadores. 

Este tipo de iniciativas en el país pueden ser presentadas por miembros del Congreso o respaldados por firmas.

Sindicatos, estudiantes, indígenas y organizaciones sociales integran el Comité, surgido en 2019 y que dio origen al inédito movimiento de protestas contra Duque. Desde entonces mantiene la presión en las calles, con algunos intervalos. 

Represión policial 

La organización de manifestantes había suspendido este mes las conversaciones que mantenía desde principios de mayo con el gobierno, sin alcanzar ningún acuerdo para desactivar la crisis.

“Dado que el Comité del paro no representa a toda la población que ha protestado, mantendremos todos los otros espacios con las otras representatividades”, indicó este martes el consejero presidencial Emilio Archila, en un audio enviado a la prensa.

En pleno auge de contagios y muertes por covid-19, manifestantes toman a diario las calles para exigirle a Duque un cambio de rumbo a sus políticas, el cese de la represión policial y un Estado más solidario ante los estragos causados por la pandemia, que hundió en la pobreza a 42% de la población de 50 millones de habitantes.

Al menos 61 personas murieron desde que comenzaron las protestas, según autoridades y la Defensoría del Pueblo (ombudsman), que vela por los derechos humanos. Dos de los fallecidos eran uniformados.

Duque desató la ira popular cuando quiso subir impuestos para, según el gobierno, financiar las ayudas a los más afectados por la pandemia. El mandatario desistió de su idea, pero la represión avivó todavía más el descontento. 

De acuerdo al Ministerio de Defensa, cerca de 2.500 personas, entre civiles y miembros de la fuerza pública, sufrieron lesiones durante las movilizaciones. 

La ONU, Estados Unidos, la Unión Europea y otras organizaciones internacionales denunciaron graves excesos cometidos por la fuerza pública.

Según Human Rights Watch, existen “denuncias creíbles” sobre 68 muertes en el marco de las protestas, de las cuales 20 ocurrieron al parecer a manos de policías, y entre ellas 16 fueron por balas disparadas con intención de “matar”.