Tras los rechazos, la justicia prohibió las operaciones de tropas estadounidenses en Colombia

La Justicia colombiana aceptó un recurso de amparo y ordenó al presidente Iván Duque que suspenda las actividades de la brigada del ejército estadounidense para la “lucha contra el narcotráfico”. A mediados de mayo, parlamentarios habían denunciado que las actividades militares no habían contado con el aval del Congreso y habían advertido por una escalada con Venezuela, dado que las operaciones se realizarían en el Caribe.

En total, 48 miembros de la Brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad (SFAB, por sus siglas en inglés), unidad formada para asesorar y ayudar operaciones en naciones aliadas, llegaron a comienzos de junio a ColombiaEl ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, había negado por entonces que la SFAB vaya a participar en operaciones militares y aseguró que su labor se enmarcaba en un convenio de cooperación militar suscrito «hace varias décadas» con «carácter consultivo y técnico».

Los parlamentarios, en cambio, hablaban de un posible “plan de desestabilización de la paz del continente”, El anuncio de la llegada de los miembros de la brigada revivió los temores de una escalada militar como la de hace dos décadas con el Plan Colombia, financiado con cerca de 10.000 millones de dólares por EE.UU., y punta de lanza de la campaña contra narcotraficantes y grupos guerrilleros.

Este jueves, un tribunal colombiano obligó a Duque a que “suspenda los efectos jurídicos de la autorización para cualquier actividad de esa brigada militar en el territorio nacional”, según señala el fallo que responde a un recurso de protección interpuesto por un grupo de congresistas opositores.

Así, las operaciones deberán detenerse mientras el Senado debate si autoriza o no las actividades y presencia de tropas extranjeras en territorio colombiano, como lo establece la Constitución y lo reivindicaban los parlamentarios que acudieron a la justicia. Por ende, el Senado tendrá la “oportunidad de asumir su función privativa de control político que pueda ejercer en todo tiempo”, detalla la decisión.

Además, dispone que el presidente entregue a la cámara alta “toda la información” sobre el ingreso, llegada y permanencia del medio centenar de unidades especiales del SFAB.

La reacción del Gobierno

El fallo de primera instancia puede impugnarse ante el Consejo de Estado, el máximo tribunal de lo contencioso administrativo, al que el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ya anunció que recurrirá. “La cooperación internacional es fundamental para fortalecer la lucha contra el narcotráfico”, dijo en un audio enviado a periodistas.

Sin embargo, aseguró mediante un comunicado  que “es respetuoso de los fallos judiciales y de la independencia de la Rama Judicial” y que en consecuencia “dará cumplimiento a la orden judicial”.

Los parlamentarios celebran 

Al referirse a la sentencia, el senador Iván Cepeda, del partido Polo Democrático Alternativo (PDA), celebróo que en el país “hay poder judicial que garantiza” su derecho a la soberanía.

“El presidente (Duque) le había pasado por encima al Senado de la República, había burlado olímpicamente el derecho que tenemos los senadores para deliberar y autorizar o negar la presencia de esas tropas en nuestro territorio“, añadió Cepeda.

Detalló también que el numeral cuarto del artículo 173 de la Constitución dice que ante presencia o el tránsito de tropas extranjeras en el territorio “el presidente tiene el deber de enviar la información inmediatamente al Senado para que el Senado examine si autoriza eso o no”.

Insistió en que el jefe de Estado “se saltó ese requerimiento constitucional y sencillamente por una decisión tomada de una manera unilateral autorizó esa presencia y ahora tiene 48 horas para remitir la información al Senado”.

Otros parlamentarios se manifestaron en el mismo sentido.