Tras la proscripción electoral, Evo Morales es el nuevo jefe de campaña del MAS

Un congreso extraordinario de Movimiento Al Socialismo (MAS) nombró este sábado a Evo Morales, actualmente en Cuba por una consulta médica, como jefe de campaña de cara a las nuevas elecciones en el país para 2020. Aún resta saber quiénes son los candidatos que presentará el partido del presidente depuesto.

«Agradezco la confianza por nombrarme jefe de campaña. Elegiremos a un candidato unitario y nuevamente ganaremos las elecciones en primera vuelta», celebró Morales en su cuenta de Twitter.

Además, el exmandatario agradeció a sus seguidores por no abandonarlo: «Juntos seguiremos haciendo historia como hasta ahora ¡unidos venceremos!».

El congreso de emergencia se desarrolló en la ciudad boliviana de Cochabamba con la asistencia de una veintena de organizaciones, direcciones regionales del partido y autoridades indígenas afines al MAS, para analizar el proceso del partido hacia los próximos comicios, aún sin fecha. Lo que ya se sabe es que Morales no podrá participar por un decreto aprobado por Áñez que lo imposibilita.

Asilado en México desde el 12 de noviembre, Morales realizó el viernes un «viaje temporal» a Cuba por una “consulta médica”, aunque no se descarta que sea la primera parada rumbo a Argentina, donde radican sus hijos y donde gozaría de la protección del gobierno de Alberto Fernández, que asumirá el 10 de diciembre.

Las conclusiones del Congreso del MAS

El congreso determinó exigir a la Asamblea Legislativa que se inicie un juicio de responsabilidades contra la autoproclamada presidenta interina del país, Jeanine Áñez, e interpelar a los ministros de Gobierno (Interior), Arturo Murillo; de Defensa, Fernando López, y al alto mando militar y policial por «delitos de lesa humanidad».

También concluyeron mantener la unidad del partido y dar continuidad con la agenda patriótica 2020-2025 que pretendía finalizar Morales en su cuarto mandato.

De la misma forma, exigieron la «inmediata aprobación» de la ley de garantías y su inmediata promulgación. El proyecto de esa norma fue aprobado este viernes en la Cámara de Diputados, con mayoría del MAS, y ahora debe tratarlo el Senado.

Puntualmente, la iniciativa busca resguardar los derechos humanos de aquellos que son perseguidos por el régimen de facto instalado tras el golpe de Estado. Sin embargo, Añez adelantó que no va a promulgarla por considerarla una amnistía encubierta, en tanto se eximiría la responsabilidad de los dirigentes ante la Justicia.