Tras idas y vueltas, Duque sancionó la ley que sustenta los Acuerdos de Paz

Tras su fallido intento de modificar los Acuerdos de Paz con la exguerrilla FARC, el presidente colombiano Iván Duque tuvo que firmar la ley que sustenta el sistema de justicia surgido del pacto para juzgar y sancionar los peores crímenes cometidos durante el conflicto armado. Sin el apoyo de la oposición para hacer los cambios, el mandatario validó ayer las reglas para el funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

«A partir de esta decisión, la JEP cuenta con todos los instrumentos constitucionales y legales para aplicar criterios y concentrar así el ejercicio de la acción penal respecto a quienes tuvieron participación determinante en los hechos más graves y representativos del conflicto armado», indicó la jurisdicción en un comunicado. La JEP es considerado la columna vertebral del acuerdo firmado por el expresidente Juan Manuel Santos y las FARC a finales de 2016.

Tras la firma de la Ley 1957, se pondrá en marcha la Ley Estatutaria que fija parámetros para la atención de las víctimas y la materialización de sus derechos, al tiempo que afianza la seguridad jurídica de 11.805 imputados que están sometidos a este modelo de justicia. Este era el apartado que Duque precisamente quería modificar con su fracasado “Pacto Nacional”, que fracasó por falta de apoyo.

Por la falta de la sanción presidencial, los magistrados de la JEP no podían tomar decisiones autónomas sobre las conductas de los imputados, tales como imponer penas que no implicaran cárcel. El pacto de paz prevé que los mayores responsables dentro del conflicto, ya sean guerrilleros, militares o civiles, no sean extraditados si cuentan la verdad, reparan a sus víctimas y nunca más ejercen la violencia. Aunque también castiga hasta con 20 años de cárcel a quienes incumplan esos compromisos.

El 10 de marzo, Duque objetó seis de los 159 artículos de la Ley Estatutaria por considerar que no garantizaban la aplicación de los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición que forman parte del acuerdo de paz firmado con las FARC.

El presidente había propuesto los cambios bajo la justificación de que buscaba impedir que narcotraficantes se cuelen en el proceso de paz y eludan la extradición por medio de su contribución a la verdad del conflicto, y garantizar la plena reparación de las víctimas. Sin embargo, el 29 de mayo la Corte Constitucional le ordenó al mandatario que firmara la ley debido a que sus objeciones fueron rechazadas por el Congreso un mes antes.

Este jueves finalmente Duque estampó su firma en el documento que también fue rubricado por los ministros de Defensa, Guillermo Botero, y del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, así como por el encargado de la cartera de Justicia, Juan Francisco Espinosa, y los presidentes del Senado, Ernesto Macías, y la Cámara de representantes, Alejandro Chacón.